Las semifinales de la Copa América 2019: Brasil-Argentina y Chile-Perú, es decir, el Superclásico de las Américas y el Clásico del Pacífico, dos historias de mucha rivalidad que prometen espectáculo en los dos partidos que repartirán los boletos para la final del Maracaná.

Y Colombia y Uruguay, dos de las selecciones que mejor imagen habían dado en la primera fase del torneo, tendrán que ver el desenlace desde fuera, sentenciadas ambas desde el punto de penal.

¿Qué puede esperar el aficionado al futbol de este nuevo episodio de rivalidad entre brasileños y argentinos?

“Pueden esperar dedicación, fuerza de voluntad, responsabilidad, pero con futbol alegre, jugadores ofensivos (de ambos lados) que tienen cualidades suficientes para hacer un excelente partido. El público va a tener un gran espectáculo”, aseguró el veterano zaguero de la Verdeamarela, Thiago Silva.

La torcida, que sueña con levantar una novena Copa Continental, teme el resurgir de Lionel Messi, que hasta ahora no ha hecho un buen torneo.

“Mi nivel no es el mejor, no estoy jugando como esperaba (...) No está siendo mi mejor Copa América”, admitió el 10 argentino tras la clasificación a semifinales.

Argentina espera a Messi, Brasil le teme

Pero Thiago Silva ha sufrido ya al Messi de Barcelona y sabe de lo que es capaz de hacer.

“Es un jugador que por más que lo estudies, nunca vas a entender la diferencia que él puede hacer. En determinados momentos crees que va a hacer una cosa, y saca del sombrero algo que no imaginas. Esa es su diferencia.

Es claro que todo cuidado es poco para un equipo con el mejor jugador del mundo”.

Será un nuevo capítulo de una vieja rivalidad regional que se ha extendido al planeta futbol. El 106, según la FIFA y los brasileños, aunque los argentinos agregan cinco encuentros más para que la igualdad sea máxima: 42 victorias para cada equipo y 26 empates; con 176 goles para Argentina por 171 de Brasil.

Según la FIFA, Brasil tiene 41 victorias, por 38 para la Albiceleste y 26 igualdades. El pique alcanza hasta estos pequeños detalles.

El escenario del encuentro será el Estadio Mineirão de Belo Horizonte, el mismo en el que Brasil sufrió la mayor humillación de su historia al perder 7-1 contra Alemania en la semifinal del Mundial 2014.

“Nadie aquí tiene amnesia ni va a olvidar lo que ocurrió, pero la vida es así, no podemos quedarnos pensando en las cosas malas que pasamos. Tenemos que pensar en las cosas buenas”, dijo Silva.

Pero en una buena tarde, Messi es capaz de hacer revivir las peores pesadillas de la torcida brasileña.

El miércoles, a la misma hora, pero en el Arena do Gremio, en Porto Alegre, se disputará otro duelo con tradición en Sudamérica, el Clásico del Pacífico.

Perú vs chile, un pasado de rivalidad

Las tensas relaciones que han mantenido Perú y Chile en muchos momentos de su historia desde que se independizaron del colonizador español no han hecho más que aumentar la rivalidad en el futbol.

Chile, tras eliminar en los penales a Colombia, sigue en lucha por el tricampeonato y ha demostrado que no cederá con facilidad su corona.

Perú, por su parte, recuperó el amor propio tras el 5-0 encajado ante Brasil en el último partido de la fase de grupos, y consiguió el último boleto para semifinales al eliminar en los penales al Uruguay de las estrellas Edinson Cavani y Luis Suárez, quien precisamente erró el lanzamiento que condenó a su equipo.

El ambiente en la delegación peruana, no obstante, no parece el más adecuado, con los jugadores enfrentados a la prensa de su país, muy crítica tras la debacle ante la anfitriona.

“Mucha gente dice que Perú no tiene garra, pero demostramos lo que estos muchachos han hecho en la cancha (...) Hemos demostrado que este grupo tiene garra, tiene sangre, tiene huevos”, declaró el capitán inca Paolo Guerrero.