El Bayer 04 Leverkusen es tradición en la Bundesliga desde hace 42 años y sólo el Bayern Múnich supera esa racha. Es también un club de cultura financiera del futbol alemán que incluye en sus análisis internacionales a México.

Jugadores como Andrés Guardado, que fue el primer mexicano en militar en el Bayer en el 2014 y el Chicharito Hernández que fichó en el 2015-2016, generaron una fuerza de fans de más de 1 millón de seguidores en México, país que está en primer orden de importancia en su comunicación con los fans. Después le sigue Brasil y Argentina, nacionalidades que actualmente se encuentran representadas en el equipo por Paulinho, Lucas Alario y Exequiel Palacios, así lo explica a El Economista, Fernando Carro de Prada, CEO del Bayer 04:

“La empresa Bayer en México está muy presente y a raíz de eso tenemos una serie de cosas pensadas para el año que viene, pero que no son oficiales. Hay cosas que están planificadas pero son secretas y trabajamos en ello con cariño. Teníamos planeado algo para el verano del 2020 pero llegó la pandemia y tuvimos que cancelar, espero que podamos hacerlo el año que viene. México ha sido un mercado muy interesante para nosotros desde Chicharito y Guardado. Tenemos muchos fans en México y ya hemos podido implementar algunas actividades online. Planeamos más y actualmente discutimos opciones para el futuro. En las redes sociales del Bayer 04 se comunica en español en Twitter, Facebook y su sitio web”.

Para robustecer su estrategia global, el CEO del club reconoce que se debe mirar hacia la Bundesliga y su gestión en los derechos de televisión internacionales, pues una de las debilidades es que el valor comparado con el de la liga inglesa y española es “inferior teniendo en cuenta que somos uno de los clubes que juega torneos fuera de Alemania. La falta de ingresos por derechos de TV internacionales nos afecta más que a otros equipos, una parte importante de nuestro esfuerzo es intentar que la liga alemana mejore en los ingresos”.

En diciembre del 2020, la Liga Alemana de Fútbol (DFL) modificó su modelo de distribución de ingresos por los derechos de transmisión nacionales y extranjeros, en un intento por ayudar a sus clubes a manejar el impacto financiero a largo plazo causado por la pandemia. El plan consiste en dos etapas entre 2021-22 y 2024-25 para los dos niveles superiores del futbol alemán, la Bundesliga y la Bundesliga 2. Según la DFL, los clubes de ambos niveles recaudarán alrededor de 5,400 millones de euros en esas temporadas y se distribuirán de acuerdo a principios como distribución equitativa, rendimiento, talento joven e intereses.

“En los últimos 20 años hemos estado regularmente en competiciones de la Copa de Europa y hemos presentado con éxito la Bundesliga. Hoy, prosperamos nuestros esfuerzos internacionales para ganar aún más visibilidad como marca de futbol mundial, utilizar aún más el poder de nuestra empresa matriz Bayer y, por supuesto, queremos ser un serio aspirante al título en las competiciones en las que participamos”, menciona Fernando Carro.

Desde hace más de cuatro años, el Bayer también ha entrado al negocio de los eSports con el equipo B04esports.

“Los eSports son un campo de negocio emocionante para nosotros, donde ya pudimos obtener nuestras primeras grandes experiencias. Siempre estaremos buscando nuevos tipos de modelo de negocios y asegurándonos de que podamos sacar un valor agregado de ellos para Bayer 04”.

Control financiero

La cultura financiera del club se respalda en el fair play financiero y en generar valor al Bayer con base en la plantilla. De acuerdo a Transfermarkt, es el cuarto equipo más valioso de la Bundesliga, cifrado en 325 millones de euros. Para la temporada 2021 llegaron 13 jugadores y salieron 11, de los cuales el Bayer recibió una cuota de transferencia por seis jugadores. La transferencia más reciente y alta fue la de Kai Havertz al Chelsea de la Premier League por 80 millones de euros, el centrocampista alemán de 22 años se formó en el Bayer durante una década. Fernando Carro explica que en la balanza comercial es importante generar valor en los futbolistas jóvenes para que en consecuencia lleguen los resultados deportivos. 

“Para entendernos como club, estamos dentro de la liga alemana y en un país que por mentalidad nunca gasta más de lo que ingresa. Hemos intentado adaptar la plantilla a unos costes inferiores con traspasos inteligentes. Hay procesos de licenciación que han existido desde hace muchos años, los ingresos han bajado, los costes han tenido que adaptarse, hemos diferido inversiones y vendimos a Havertz hace un año por casi 100 millones de euros. Sabemos que necesitamos ingresos por traspasos para compensar la caída por falta de espectadores y por otros ingresos que a raíz del coronavirus no hemos tenido". 

Después del valor de la plantilla, en la balanza pesan los ingresos por derechos de televisión: "somos el tercer club con más ingresos televisivos de la Bundesliga porque a nivel deportivo tenemos los terceros mejores resultados a nivel histórico". En tercer sitio está el rubro de ganancias por concepto de patrocinadores, que antes de la pandemia incrementaba a un ritmo aproximado del 10 % cada año. El resto de la balanza lo complementan el merchandising y la taquilla del BayArena, estadio con capacidad de 30,000 espectadores.

marisol.rojas@eleconomista.mx