Jessica Salazar se levanta a las seis de la mañana y comienza su día desayunando una dieta controlada en alimentos y cantidades. Dos o tres horas más tarde comienza su sesión de gimnasio; posteriormente hace una pausa para una colación y continúa su rutina, ahora en el velódromo. Son entre 28 y 35 horas las que entrena a la semana. Los días en los que el entrenamiento es muy intenso, se llega a cuestionar el por qué está ahí; la respuesta, casi siempre, llega en formato de número: uno.

La pedalista mexicana se posicionó el sábado en el primer lugar del ranking mundial de la Unión Ciclista Internacional (UCI) en la prueba de ciclismo de velocidad de 500 metros. En esta prueba, con 32.268 segundos, la originaria de Guadalajara también obtuvo en 2016 el récord mundial y récord Guinness, mismo que en cuatro años no ha podido romperse.

Detrás de dichos resultados hay mucho tiempo de trabajo, pues la jalisciense se comenzó a concentrar en el ciclismo de velocidad desde hace seis años, sin embargo, para obtener el primer puesto del ranking en 2021, se consideró desde el 2019 el Campeonato Panamericano de Bolivia, el Mundial de Ciclismo en Alemania y el Campeonato Nacional.

Además es producto del trabajo de diversos especialistas que la acompañan en su preparación, como el de un nutriólogo, médicos, fisioterapeutas, un psicólogo y su entrenador, Iván Ruiz.

En el ranking de ciclismo de velocidad, atrás de Jessica se encuentran ciclistas alemanas, italianas y rusas. La mexicana señala que si bien hay un mundo de diferencia entre las condiciones con las que cuentan atletas europeos y mexicanos, la clave para sobresalir “es pensar que tenemos las mismas capacidades para competir contra ellos”, expresó en entrevista con El Economista. Además, señaló que los atletas mexicanos tienen la fortaleza de luchar contra diversas adversidades.

“Los mexicanos siempre hemos sido guerreros, siempre hemos sido luchadores y quiero pensar que todos los mexicanos que han logrado resultados históricos piensan de la misma manera. No por el hecho de que sea un europeo o de cierta nacionalidad, va a tener las mismas oportunidades que nosotros. Tenemos cuerpo, brazos, piernas, un cerebro y eso es lo que nos ayuda, que nosotros siempre estamos luchando contra algo, siempre tenemos adversidades”.

El financiamiento para acceder a las distintas competencias también es una pieza clave. En noviembre de 2020 fue galardonada con el Premio Nacional del Deporte; luego de dicha distinción, que otorga 796,005 pesos, señaló que invertiría su premio en adquirir nuevas zapatillas y un casco más aerodinámico.

Otras de sus fuentes de ingresos para costear su carrera como ciclista, es el sueldo que recibe por prestar su servicio a la SEDENA, además de que cuenta con inversiones en bienes raíces y es acompañada por las marcas Adidas y Gatorade que le proporcionan vestimenta y bebidas, además de apoyos económicos con base en sus resultados.

La atleta señaló que la pausa por la pandemia no le significó grandes contratiempos en su preparación, pues a pesar de que extrañó las competencias y los entrenamientos convencionales, indicó que su disciplina le permite perfectamente entrenar en casa, pues cuenta con rodillos inteligentes que simulan distintas rutas, además, el estado de Jalisco le brindó pesas y equipo para realizar trabajo físico.

Salazar Valles es parte de una generación, junto a Daniela Gaxiola, Yareli Salazar o Ignacio Prado, que están reviviendo la grandeza del ciclismo en México. En febrero de 2020 Valles se convirtió en subcampeona del mundo en ciclismo de pista, algo que no le sucedía a una atleta nacional desde Nancy Contreras en 2003 cuando se colgó la plata en Stuttgart, Alemania. Antes, en 2001 en Bélgica, Contreras se hizo del oro y luego en el Ballerup, Dinamarca, en el 2002 repitió metal de plata.

Por otra parte, la única ciclista mexicana que ha obtenido una medalla olímpica fue Belem Guerrero cuando en Atenas 2004 se colgó la plata. Otra sequía de medallas que se podría romper, pues, a falta de ponerle nombre al boleto, Jessica obtuvo la plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio. Su próxima competencia antes de que inicie la justa veraniega, es la Copa del Mundo en Cali, Colombia, la primera semana de junio.

Logros

x9 medallista de oro en Campeonatos Panamericanos de Ciclismo de Pista

2016

Récord mundial con 32.628 segundos en la Copa del Mundo en Aguascalientes

2019

Oro y récord panamericano de  33.424 segundos en la prueba de velocidad por equipos (con Daniela Gaxiola) en los Juegos Panamericanos de Lima

2020

Medalla de plata en el Campeonato Mundial de Alemania

2020

Premio Nacional del Deporte

fernanda.vazquez@eleconomista.mx