Una nueva investigación sugiere que la industria del deporte podría perder hasta 61,600 millones de dólares en ingresos para fines del 2020. Con casi la mitad del calendario deportivo en riesgo debido al cierre forzado por el coronavirus, un informe de la agencia de marketing deportivo Two Circles estima que la industria ahora sólo generará 73,700 millones de dólares.

Según el estudio, la industria del deporte originalmente estaba en camino de alcanzar 135,300 millones de dólares en ingresos totales, lo que habría sido un aumento de 4.9% sobre 129,000 millones generados en el 2019. Sin embargo, con las ligas y federaciones suspendidas en casi todos los eventos deportivos a mediados de marzo, se estima que sólo 53% de los eventos programados se llevará a cabo este año.

Esa estimación de ingresos se deriva de los ingresos acumulados generados por los titulares de derechos a través de sus operaciones del día del evento, de la venta de medios y patrocinios.

Two Circles basó sus hallazgos en un retorno escalonado del deporte en vivo, que espera que aumente en septiembre. “Las propiedades deportivas están ansiosas por regresar tan pronto como sea posible; mientras más tiempo esté en pausa el calendario deportivo, peor será el impacto financiero”, dijo Gareth Balch, director ejecutivo de Two Circles.

“Sin embargo, el deporte debería volver cuando se considere seguro hacerlo, y con el apoyo de todas las autoridades gubernamentales y médicas pertinentes. Incluso, organizar deportes sin multitudes es un desafío complejo”.

Según el Índice de Atención Deportiva de Two Circles, había 49,803 grandes eventos deportivos con una entrada esperada de más de 5,000 espectadores con boleto pagado este año. De los 5,584 que se realizarían en marzo, sólo 1,870 (33%) se llevaron a cabo según lo programado.

Balch agregó: “En comparación con la mayoría de las otras industrias, en los últimos tiempos de adversidad económica el deporte ha demostrado ser resistente a la recesión. Mientras se detiene el deporte en vivo, todos los rincones de la industria deportiva continuarán sintiendo este dolor financiero significativo, pero estamos seguros de que regresará, ya sea a puertas cerradas o con arenas llenas; la economía del deporte prosperará una vez más”.

[email protected]