Dos semanas después del convulso y caótico Gran Premio de la Toscana, la Fórmula 1 se traslada  a Sochi para el Gran Premio de Rusia, en el que Lewis Hamilton (Mercedes) puede igualar el récord de número de carreras ganadas de Michael Schumacher, que es de 91.

Será además ante varios miles de aficionados, lo cual conferirá al Gran Premio un ambiente especial después de las restricciones de las anteriores, ya que en el circuito de Sochi estará permitida la asistencia de 30,000 espectadores. Será la segunda ocasión que se recibirán aficionados tras la pandemia de Covid-19, sin embargo, en el evento de Toscana sólo se permitió a 2,800 fanáticos.

Tras su victoria del último Gran Premio en Mugello, el piloto inglés de 35 años alcanzaría la cifra de carreras ganadas de Schumacher si sube a lo más alto del podio el domingo en Sochi, ya que cuenta con 90.

Hamilton lleva tiempo inmerso en una carrera hacia los récords. Es ya el hombre con más pole positions (95) y el que más veces ha subido al podio (158).

La victoria en Sochi parece al alcance del británico, teniendo en cuenta que el circuito parece venir bien a las características de los Mercedes.

Las estadísticas hablan por sí solas: desde 2014 y la introducción de este Gran Premio en el calendario, todas las victorias han sido para la marca alemana, cuatro veces gracias a Hamilton, una con el finlandés Valtteri Bottas y otra con el alemán Nico Rosberg.

Hamilton es líder del Mundial con 55 puntos de ventaja sobre su compañero Bottas, y otra victoria le impulsaría aún más hacia un séptimo título en la F1.

Podría además celebrarlo con una presencia en masa de los aficionados en las tribunas. Con estrictas medidas sanitarias, los organizadores anunciaron la presencia de 30,000 aficionados en el circuito.

En la página de la F1, los precios de los boletos para el GP de Rusia iban de los 72.83 a los 1,895.96 euros, los cuales se agotaron faltando una semana para el evento.

Para el GP de Portugal a desarrollarse el 25 de octubre, los costos van de los 2,500 a los 52,500 euros por los tres días de actividad y se espera recibir a 60,000 fanáticos. Más de la mitad de las entradas se encontraban vendidas al 1 de septiembre.

En el  trazado, que toma las rutas alrededor de la Villa Olímpica de Sochi, la estrategia a una parada suele verse privilegiada. La gestión de los neumáticos es por lo tanto crucial y eso puede traer alguna sorpresa a los favoritos.

Los Ferrari, en su Gran Premio número 1,001, llegan a Rusia con nuevos elementos aerodinámicos, destinados a mejorar un poco sus SF1000, en un circuito en el que la potencia y la velocidad pura son esenciales.

Pero la Scuderia, que está viviendo un 2020 para olvidar, está centrada sobre todo en preparar la temporada de 2021.

De manera paralela a la carrera, este fin de semana estará en el paddock un equipo de rodaje de Netflix para seguir a Mercedes, dentro de la famosa serie documental Drive To Survive.