Romper el listón en la meta del Maratón de la Ciudad de México 2021 ha sido para Darío Castro un journey de 14 años. A los 18 de edad, un tío le inculcó las carreras de fondo y lo inscribió en una y a partir de ello, ha dedicado su vida a formarse como maratonista.

Pero no siempre todo fluyó. Tuvo que superar su propio pensamiento cuando en el 2017 creyó que los maratones eran algo muy difícil, hoy ya ni lo piensa. 

“A los 18 años inicié, seguí participando y quería seguir mejorando y poco a poco fui escalando hasta llegar al alto rendimiento. En el 2016 debuté como élite en el Maratón de LALA en Torreón, Coahuila con un tiempo de 2 horas 26 minutos. Fue un maratón difícil, no me quedaban ganas de seguir corriendo en maratón por el esfuerzo que se hace y se necesita para terminarlo“. Batallé pero con mi entrenador los platicamos, sabemos que son años de trabajo y preparación”, cuenta a El Economista el maratonista de 32 años.

El primer lugar en la carrera de 42 kilómetros al detener el cronómetro en 2 horas 14 minutos y 51 segundos, significó algo histórico por el regreso de México al podio desde el 2009, cuando lo hizo por última vez Edilberto Méndez. Además fueron dos mexicanos, ya que por sólo un segundo atrás, cruzó la meta Eloy Sánchez.

“Fue coincidencia, hicimos buen trabajo en equipo, es un compañero que conozco de años en esto del atletismo, hemos participado en muchas competencias y coincidimos al final”.

Ambos maratonistas son miembros del Ejército Nacional, lugar que le ha dado la oportunidad de hacer del deporte su misión. Su tiempo récord anterior fue en diciembre del 2017 en el Maratón Gobernador Mexicali, Baja California, en el que hizo un tiempo de 2 horas 17 minutos y un segundo. Al haber superado el domingo su propia marca le motiva a convocar a su entrenador para planear la preparación rumbo a los Juegos Olímpicos de 2024.

marisol.rojas@eleconomista.mx