El ex director técnico de la Selección Mexicana de Futbol, Sven-Göran Eriksson, quien ahora dirige a Costa de Marfil, declaró en Suiza que dirigir al Tri le dejó malos recuerdos, ya que la mitad de los directivos de la Federación Mexicana de Futbol estaba en su contra desde antes de que asumiera el cargo.

"Tal vez fue lo mejor, ahora estoy sentado aquí, voy a ir a la Copa del Mundo de todos modos, con un equipo de futbol muy bueno, quizás mejor que México, por lo que estoy feliz, muy feliz", afirmó Eriksson.

De acuerdo con información del portal mediotiempo.com, el sueco, quien fue reemplazado por Javier Aguirre, afirmó que el año en el que estuvo a cargo de la Selección Mexicana le enseñó a abstenerse de cualquier trabajo futbolístico politizado.

"No creo que haya aprendido mucho en México, es un montón de política, lo que aprendí es no volver a aceptar un trabajo donde el futbol esté politizado, siempre habían querido a Aguirre, incluso desde antes de que se me nombrara, eso fue lo que me dijeron, yo lo sabía de antemano, recalcó Eriksson.

El sueco fue despedido del Tricolor después de la derrota 3-1 en Honduras, que dejó en peligro a México de no calificar al Mundial en la Eliminatoria de CONCACAF.

FEMEXFUT ESPERA VERLO EN SUDAFRICA:

Las declaraciones del entrenador no cayeron bien en México.

"Con todo respeto espero verlo en Sudáfrica para que me lo diga de frente", dijo Justino Compeán, presidente de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut), a la radiodifusora Estadio W.

"Efectivamente no había unanimidad, la totalidad de los dueños no estaban de acuerdo con este cambio radical de traer a un técnico europeo, al final se logró el consenso, pero los resultados no se dieron y tuvimos que hacer un cambio", agregó Compeán.

México sufrió una serie de malos resultados fuera de casa al mando de Eriksson incluyendo derrotas ante Jamaica y dos en Honduras.

Costa de Marfil compartirá el Grupo G del Mundial junto a Brasil, Portugal y Corea del Norte, mientras que México estará en el Grupo A con el anfitrión Sudáfrica, Uruguay y Francia.

"Por supuesto que dimos todas las facilidades, nadie influyó en las convocatorias, estuvo perfectamente arropado, nosotros cumplimos y si el señor no está satisfecho que lo platique en otro lado porque nosotros no vamos a hacer polémica y aquí doy la vuelta al asunto", puntualizó Compeán.

BVC