Audi pronto equipará a sus A7 L y A6 L con un módulo inalámbrico que admite comunicaciones móviles 5G y la revolucionaria tecnología C-V2VX. Estas unidades primero serán destinadas al mercado chino para posteriormente llegar a todo el mundo en 2023.

Conectado al mundo

Las ventajas de la tecnología C-V2X, que en español significa “Vehículo celular con todo el mundo”, es que las unidades podrán comunicarse con su entorno, desde otros automóviles en las calles o carreteras así como a la infraestructura en las ciudades como semáforos, señales de tráfico, estacionamientos (para conocer si hay espacios disponibles, por ejemplo), sistemas de guía de tráfico (para saber si hay accidentes o vialidades cerradas), entre otros. La comunicación C-V2X se basa en tecnología celular y ofrece dos modos de transmisión complementarios.

Las comunicaciones directas C-V2X se refieren a conectar directamente el vehículo con su entorno inmediato. Para ello es necesario que los datos se transmitan en la banda de frecuencia ITS de 5.9 GHz estandarizada a nivel mundial y no depender de la red celular.

Por el contrario, las comunicaciones de red C-V2X utilizan la red celular para ampliar el radio de transmisión para telemática o infoentretenimiento. Actualmente los Audi A7 L y A6 L utilizan ambos modos de transmisión C-V2X. Por primera vez el módulo en China ahora también envía y recibe datos a través de una red 5G.

Ventajas del 5G

El estándar 5G fue especificado por el Proyecto de Asociación de Tercera Generación (3GPP) a fines de 2018. Como una mejora del estándar celular 4G/LTE, la quinta generación de comunicaciones móviles (5G), está diseñada principalmente para comunicaciones robustas en aplicaciones industriales. La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) ha definido tres perfiles de aplicación para 5G: en primer lugar para las comunicaciones ultra confiables y de baja latencia (uRLLC) que requieren alta confiabilidad y baja latencia con tiempos de respuesta de unos pocos milisegundos para aplicaciones críticas, como alertas de seguridad y conducción automatizada.

La segunda denominada Massive Machine-Type Communications (mMTC), para garantizar una conexión confiable entre hasta un millón de dispositivos por kilómetro cuadrado, lo que es importante, por ejemplo, para la comunicación segura entre los usuarios de la carretera y la infraestructura en áreas urbanas. Y por último la banda ancha móvil mejorada (eMBB) que ofrece velocidades de datos extremadamente altas con velocidades de descarga de hasta 20 Gbit y de carga de 10 Gbit, para aplicaciones que consumen mucha información, como infoentretenimiento o transmisión.

Audi is introducing the vehicle-to-infrastructure (V2I) service
Audi is introducing the vehicle-to-infrastructure (V2I) service

Así funcionará

Alertas de peligro locales: Gracias a sus ventajas de latencia y ancho de banda, 5G podrá aumentar la velocidad de comunicación entre los vehículos y la nube para enviar alertas. Audi declaró que en 2021, más de 1.7 millones de vehículos del Grupo Volkswagen proporcionarán datos actualizados que se procesarán en la nube y se mostrarán a los conductores de Audi en Europa en su tablero o en el Head Up display.

Por ejemplo, estimar el coeficiente de fricción basado en el derrape de las ruedas puede detectar los cambios más pequeños en el agarre de la carretera, cargar los datos en la nube para su procesamiento y advertir a los conductores que los caminos podrían se peligrosos por la presencia de hielo o agua, por ejemplo.

Alerta de vehículos averiados: Si un vehículo se descompone, el sistema envía una advertencia a todos los usuarios a través de la tecnología C-V2X. Si el auto está en un lugar peligroso, como después de una curva o de una pendiente, el mensaje de advertencia se transmite a través de la red celular 5G a la antena celular más cercana, que actúa como una estación de relevo y lo envía a otros vehículos fuera de alcance inicial. Esto ayuda a que los conductores reaccionen antes.

Información de semáforos: la conexión de los vehículos a los semáforos hace que la conducción sea más eficiente. El servicio de “Green Light Optimized Speed Advisory” (GLOSA), o "Aviso de velocidad optimizada para luz verde", calcula y muestra la velocidad ideal para conseguir luces verdes consecutivas.

Por ejemplo, GLOSA puede sugerir reducir gradualmente la velocidad unos 250 metros antes del semáforo para llegar a la intersección justo a tiempo para que el semáforo cambie a verde. Esto reduce el tráfico ineficiente de paradas y arranques. Si no se puede evitar una parada en una luz roja, un temporizador cuenta los segundos hasta la siguiente fase verde.

marcos.martinez@eleconomista.mx