Una oferta con obras poco trilladas, un notable regreso de los mexicanos y el optimismo recuperado del mercado auguran una intensa temporada de subastas de arte de América latina en Nueva York.

Precedidas por las de arte occidental moderno y contemporáneo, donde un Picasso batió el record absoluto al venderse por 106 millones de dólares, las subastas de arte latinoamericano se inician este miércoles en Christie's.

"Tuvimos una temporada espectacular y esperamos poder mantener esa tendencia de éxito", dijo a la prensa Virgilio Garza, que dirige el departamento de arte de América Latina de esa casa de subastas situada frente al centro Rockefeller.

Un pequeño Frida Khalo de 1938, "Sobreviviente", tasado entre 100.000 y 150.000 dólares, se destaca junto a una deslumbrante serie de Rufino Tamayo poco vista en el mercado, procedente de la famosa colección Lynch de California.

"Esta temporada en particular es muy fuerte en términos de obras de los Mexicanos", explicó Garza. Pero la sala de exhibición de Christie's se visita como un museo y hay para todos los gustos en materia de países y tendencias.

La abstracción también está bien representada, con un destacado "Un trou sur l'Orange" del cinético venezolano Jesús Rafael Soto (250,000-350,000).

Una "Composición constructiva en planos y figuras" de Joaquín Torres-García es una de las tres obras que pueden superar el millón de dólares en Christie's, siendo el resto de los lotes relativamente más accesibles.

Las otras dos son una escltura de Fernando Botero ("Mujer a Caballo") y "Sonhos do carnaval" del brasileño Emiliano di Cavalcanti, ambos estimados entre 800.000 y 1,2 millón de dólares, igual que el Torres García.

Del resto de los lotes Garza destacó entre otros un "Paisaje de Papantla" del mexicano Gunther Gerzso (550,000-750,000 dólares) y un "Palaeoxora" del uruguayo Gonzalo Fonseca (40,000-60,000).

"Fonseca era más un poeta que un constructivista", comenta Garza. "Estamos muy contentos de poder ofrecer esta obra también muy poco vista".

Un retrato de Simón Bolívar procedente del Museo Histórico de Filadelfia (100,000-150,000 dólares) completa la oferta de Christie's.

Sotheby's arranca su subasta el jueves y propone una ecléctica serie surrealista, que abarca desde un Wifredo Lam "Sur les Traces" (1,2-1,8 millón de dólar ("The Ordeal of Owain", 600.000-800.000) y Remedios Vario ("Invocación", 600,000-800,000), ambas con éxito creciente en temporadas recientes.

Diego Rivera es otro de los platos fuertes de Sotheby's. "La Tejedora y los niños" de 1953 fue tasado entre 1,3 y 1,5 millón de dólares, un "Retrato de Gladys March", su biógrafa norteamericana, acompañado por el manuscrito original de su libro "My art, my life" con comentarios del pintor.

"Rivera le toma un poquito el pelo y hay muchas exageraciones en este libro", comentó Carmen Melián, directora del departamento de Arte de América Latina de Sotheby's. "Pero era su forma de ser y con el tiempo bromeaba más y más". "Se ven las notas que ella tomaba cuando él iba dictando", precisó.

Según Melián, el optimismo recuperado de los mercados "es un reflejo de la economía, quizás los clientes ya no tienen una parálisis mental en lo que se refiere a la compra de inmuebles, bienes raíces y cuadros".

"En América latina, agrega la experta, hay que tomar en cuenta que a ciertas economías les va super bien: Brasil, Perú, Chile o Colombia tienen economías fuertes y estables, y eso se refleja en el mercado del arte".