El río Ganges de la India comienza como un río cristalino en lo alto del helado Himalaya, pero la contaminación lo transforma en lodo tóxico a través de ciudades en expansión y centros industriales. Adorado por mil millones de hindúes y una fuente de agua por 400 millones, "Mother Ganga" está muriendo, a pesar de décadas de esfuerzos del gobierno para salvarla.