Con 90 películas internacionales que van de la ficción al documental pasado por el videoarte, Distrital quiere alcanzar muchos mundos, muchos públicos.

Primero, llegar al público cinéfilo, ese que añora el hoy desaparecido Festival Internacional de Cine Contemporáneo (Ficco) y que se quedó si un gran festival de cine en el Distrito Federal.

Pero también llegar al público que se acerca al cine desde el arte, desde el diseño y desde el rock; al público que busca en el cine un modo de entender los avatares políticos del mundo, y también al de las zonas marginales.

El festival se compondrá no solo de exhibición de cintas, también de mesas redondas, talleres, un concierto de música electrónica (a cargo del grupo estadounidense Adult) y el Foro Iberoamericano de Cineclubes.

Un festival único

Si le creemos al crítico de cine Jorge Ayala Blanco (y no hay por qué no creerle), Distrital es único en su tipo en nuestro país, donde se celebran a los largo del año festivales de cine variopintos.

Ayala Blanco da varias razones: En primer lugar es un festival abarcable, se puede ver completo. Era el error del Ficco, demasiadas películas, imposible verlas todas .

Es un festival que no es competitivo, no tiene un jurado que juzga lo ya juzgado, que a mí me parece repetitivo e inútil . Además, dice el crítico Distrital se aleja de la ideología ‘lamenombres’, es un festival para hacer descubrimientos, no para ir a lamer los grandes nombres, ni de repetir las mismas películas que ya pasaron por los festivales del mundo .

Para Ayala Blanco hay verdaderas joyas entre los 90 filmes que completan el festival. Entre las que se llevan la recomendación del crítico están la japonesa Caterpillar del Koji Wakmatsu (una devastadora versión japonesa de Johnny cogió su fusil ), el documental Women Art Revolution de la artista plástica y feminista Lynn Hershman (quien además vendrá en persona a presentar la cinta) y el documental mexicano Los otros californios de César Talamentes, una ópera prima.

Muchos mundos y segundas oportunidades

Distrital se compone de varias secciones, todas atractivas. Topografías dará cuenta de lo más reciente de la producción internacional; Cuadrante es una selección de documentales de rock (que incluye el estreno del documental mexicano Esperando a los Bítles , una crónica de la beatlemanía mexicana); Archipiélagos que revisa la filmografía del colectivo fílmico español Los Hijos; Plataforma digital, dedicada a las cintas realizadas en este formato y, finalmente, Distrito X

Mención particular merece la sección Perspectiva, curada por el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), donde se programan cintas mexicanas que ya tuvieron corrida comercial… y no corrieron suerte. Entre otras, se le da una segunda oportunidad al documental Seguir siendo: Café Tacvba y a los largometrajes de ficción Año bisiesto de Michael Rowe, Hidalgo, la historia jamás contada de Antonio Serrano y Cefalópodo de Rubén Imaz.

El Foro Iberoamericano de Cineclubes, por su parte, reunirá la experiencia de divulgadores y organizadores de cineclubes de toda Latinoamérica. Estos expertos charlarán en el Museo Carrillo Gil sobre su experiencia llevando el cine a zonas marginadas por la pobreza, la guerra, el crimen y la discriminación.

Distrital. A partir del 27 de mayo hasta el 5 de junio. Consulte el programa completo www.distrital.mx