La mala calidad del aire ha puesto en alerta a la población y ha disparado la pregunta genuina: ¿este polvo que se percibe en la Ciudad me puede afectar? Como respuesta el doctor Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, explicó que en efecto estamos pasando por un episodio de mala calidad del aire que se ha prolongado por una semana y que no responde a los contaminantes acostumbrados (máquinas, industria, vehículos), en este caso tiene que ver predominantemente con incendios, por lo que aseguró que es muy importante visualizarlo, ya que, a diferencia de los otros contaminantes, los incendios y los polvos (temporada seca per se) inducen a un deterioro distinto en la calidad del aire.

Dijo que el elemento de preocupación son las partículas menores a 2.5 micras: “Éstas son muy finas y su propiedad física es que pueden entrar por la vía respiratoria hasta el último resquicio de los pulmones. A diferencia de los PM 10, por ejemplo, que se quedan atrapadas en segmentos bronquiales más gruesos”.

Consecuencias para la salud

Señaló que las consecuencias para la salud es que aumenta la frecuencia de exacerbaciones de enfermedad pulmonar crónica, particularmente bronquitis crónica, enfisema pulmonar y, en el caso de los niños, asma.

Por lo anterior, se debe tener precaución y el mensaje a la población es: “Si usted padece enfermedad obstructiva crónica y presenta síntomas de exacerbación, no se espere y acuda pronto a su consulta médica para ser valorado y así evitar que se presente una complicación”.

Recordó que, en términos generales de contingencia, las disposiciones oficiales dependen de la Comisión Ambiental de la Megalópolis, integradas por los gobiernos del Estado de México, de la CDMX y el federal, a través de la Secretaría de Salud y la Dirección General de Epidemiología.

“Nosotros vamos colaborando con las disposiciones, lo que esperamos es que, en la medida en que se controlen los incendios forestales y el viento sople, haya una dispersión de las partículas y una mejoría en la calidad del aire”.

No hay saturación por enfermedades respiratorias

Por último, confirmó que a través de la institución que sirve como monitor en alguna contingencia (el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias) se sabe que en este momento no hay algún problema de sobresaturación por ingresos de temas respiratorios, aunque recordó que en esta temporada seca, de manera habitual, hay un repunte de las enfermedades relacionadas.

[email protected]