Pemex reportó que en los últimos años, el robo de combustible a través de tomas disminuyó debido a las alarmas emitidas por los sistemas de detección de fugas y denuncias ciudadanas. Pero en el 2017 se aprecia un repunte.