El 27 de diciembre del 2013 se cumplieron 10 años del fallecimiento de Juan García Ponce, una de las voces imprescindibles de la literatura mexicana y de la crítica de arte del siglo XX. Por tal motivo, en Ficticia Editorial, Javier García-Galiano decidió hacerle un homenaje en El gabinete de curiosidades de Meister Floh, colección en la que se ha dado a la tarea de reeditar autores como Francisco Tario y Gerardo Deniz, o bien traducciones de obras de Joseph Roth o Franc Ducros.

Para ello, le pidió al pintor Francisco Castro Leñero, amigo y estudioso de la obra de García Ponce, que preparara una selección sobre el pensamiento del escritor yucateco que, a la postre, dio como resultado el libro De la pintura. Antología de ensayos sobre arte y pintura, que será presentado el próximo miércoles 26 de febrero en el Foro Cultural Chapultepec.

Castro Leñero resolvió, por su parte, no coger el camino fácil, como sería compilar los textos que García Ponce escribió sobre la llamada Generación de la ruptura , compuesta por artista como Manuel Felguérez, Roger Von Gunten, Vicente Rojo, Lilia Carrillo y José Luis Cuevas, entre otros, sino la de hacer una antología de su teoría del arte, escritos que, por cierto, conservan una total vigencia a décadas de haber sido publicados.

La obra, además de ofrecer una relectura distinta de García Ponce, invita a discutir al fenómeno artístico del siglo XXI, época en que algunas propuestas conceptuales, dentro de lo que es factible llamar arte contemporáneo , parecieran descalificar a la pintura en su apuesta fundamentada, por ejemplo, en autores como George Bataille, Maurice Blanchot, Harold Rosenberg y Herbert Marcuse, de quienes abrevó el pensamiento garciaponciano.

El viaje que ofrece el libro inicia con las pinturas rupestres de las cuevas de Lascaux, Francia, que le sirven a García Ponce para reflexionar sobre el deseo de representar el mundo, así como el de la autorepresentación, temas que lo obsesionaban y que también ocuparían muchas páginas de su literatura de ficción: observar y ser observado.

García Ponce plantea una serie de ideas sobre la manera en que, tal anhelo, es el punto de partida del camino del arte, que sigue un recorrido entre lo sagrado y sus distintos significados a lo largo de la historia, y reflexiones en torno a temas políticos y sociales que tienen desde siempre un espacio específico en la manifestación artística.

En consonancia con su interés sobre observar y ser observado, el ensayo El arte y el público se concentra en explorar la evolución de dicho paralelismo y los cambios que se suscitan a lo largo de la primera mitad del siglo XX y sus posibles caminos hacia el presente. Sus observaciones abarcan la perspectiva del artista, el público que mira la obra y los intermediarios que, en muchas ocasiones, definen los términos de esta relación.

Sus opiniones sobre los movimientos vanguardistas de su época el arte op y pop resultan vivificantes y clarificadoras, y advierte contra la falacia de confundir los medios con los fines, y la novedad con la originalidad.

A raíz de estas preocupaciones, el ensayo ¿Punto muerto en las artes plásticas? es un interesante cuestionamiento que conviene analizar a la luz de los años que han transcurrido desde su escritura; a García Ponce le preocupaba el aparente estancamiento en la práctica y la crítica de arte y un distanciamiento entre los creadores y quienes se encargaban de analizar los movimientos y las obras.

El Foro Cultural Chapultepec se encuentra en Mariano Escobedo 665, casi esquina con Reforma, y presentarán el libro José Antonio Lugo quien fuera asistente de García Ponce , Javier García-Galiano y Francisco Castro Leñero. La cita es a las 20:00 horas.