Con la edad el cerebro funciona más lentamente, algunas regiones se encogen, la comunicación entre neuronas disminuye y el flujo sanguíneo se reduce, de acuerdo con el Instituto Nacional de la Edad (National Institute on Aging o NIA, por sus siglas en inglés).

NIA recomienda la actividad física regular para beneficiar las funciones cognitivas y disminuir los factores de riesgo que pueden derivar en enfermedades vasculares como el tabaquismo, además de dormir ocho horas.

Los especialistas también señalan que si ingieres en exceso bebidas alcohólicas a largo plazo ocasionará en la persona efectos adversos en el aprendizaje y la memoria.

Además, explican que si tienes un corazón sano tendrás un cerebro en buenas condiciones. A decir de la Asociación del Alzheimer: si tu corazón está estresado y tenso, tu cerebro no recibirá el suficiente flujo sanguíneo por lo que envejecerá más rápidamente.

"Las personas que tuvieron un traumatismo craneoencefálico por alguna caída o accidente tienen 24% más de posibilidades de tener demencias que aquellos que no sufrieron ningún percance", reveló por su parte Jesse Fan, profesor de la Universidad de Medicina de Washington.

La Asociación del Alzheimer agregó que la vida sedentaria también es un factor para desarrollar demencia y que hasta ahora no hay evidencia científica de que los juegos mentales prevengan la demencia.

"Las personas con mayor nivel educativo presentan tasas menores de demencia y aquellos que aprenden cosas nuevas, sin importar su edad, desarrollan nuevas conexiones neuronales".