“En periodismo debes ser 100% plural, pero no puedes ser 100% neutral”, dice Oscar Mario Beteta. “Quien sintoniza mi programa sabe qué es lo que va a escuchar. Están todas las posiciones, pero no me quedo callado con lo que no me gusta”, explica.

El programa de Beteta cumple 25 años. “Empezamos con programas de media hora, en 1993, era pura información económica, financiera y bursátil (...) recuerdo que cuando me ofrecieron el espacio, los señores Rogerio y Jaime Azcárraga me dijeron —nomás no nos vayas a echar a perder la programación—”, recuerda entre risas, “estaban conscientes de que asumían un riesgo, por eso entre otras cosas, les estoy muy agradecido”.

El espacio fue creciendo y relativamente pronto llegó a dos horas. “La crisis económica influyó en que hubiera más interés. Al mismo tiempo se empezó a dar un fenómeno de que se incrementó la cantidad de información económica. Las empresas y el gobierno empezaron a comunicar con más frecuencia y con mas profundidad (...)el punto de inflexión fue el final de la administración de Carlos Salinas, pero la gran consolidación vino con Ernesto Zedillo”.

La primera década de este siglo marca un parteaguas para el programa. Lo que era Cúpula empresarial se convierte en En los tiempos de la radio. Lleva 18 años con cuatro horas y media al aire. “Hay 46 opciones en el cuadrante, para competir con los líderes de este segmento, decidimos incluir información política. Nos fue bien, entre otras cosas porque el tema político siempre me ha apasionado. Lo traigo en las venas, en mi familia había grandes políticos y siempre se hablaba de política (...) Disfruto más con la información política, aunque el periodismo económico fue algo así como mi primer amor”.

Beteta recuerda que de niño soñaba con ser periodista. “A los ocho años, me subía a un banco y de frente al espejo leía el periódico, como si fuera Jacobo Zabludovsky (...) todo ocurrió muy rápido. A los 16 años abordé a don Jacobo mientras él paseaba sus perros en Paseo de la Reforma. Le pedí trabajo y dos años más tarde me dio la oportunidad de entrar a Televisa y ahí estuve un tiempo, con Fernando Alcalá hice Antena 5”.

Luego vino una pausa. Su padre le exigió estudiar economía y esta disciplina tuvo preferencia sobre el periodismo. Trabajó en una casa de Bolsa con Ricardo Medina Peón y en el piso de remates de la Bolsa Mexicana de Valores en la calle de Uruguay tuvo la oportunidad de ver trabajar a un trío de casabolseros, Carlos Slim, Alfredo Harp y Fernando Chico Pardo.

Regresó al periodismo con una trasmisión diaria desde el piso de remates, con el cierre de la Bolsa, para Canal 11. Desde entonces no ha parado. “Me gusta la televisión, pero me quedo con la radio. Es el teatro de las ideas”.

Un cuarto de siglo en Fórmula y casi cuatro décadas haciendo periodismo. “Me queda cuerda para 10 o 15 años, lo puedo hacer porque tenga un gran equipo”, 45 personas hacen posible el programa, entre ellos los comentaristas especializados. Destacan Juan Manuel de Anda y la productora Arcelia Reyes.