Philip Roth, galardonado novelista e intrépido narrador de historias con el sexo, la muerte, la integración y el destino como elementos principales, murió la noche de este martes a los 85 años.

El célebre y polémico autor de Portnoy's complaint y La contravida, entre otros títulos, falleció por una insuficiencia cardíaca congestiva, según confirmó su agente literario, Andrew Wylie.

Roth ganó casi todos los premios literarios, con excepción del Premio Nobel de Literatura. El Pulitzer lo ganó por Pastoral americana (1997). Conocido por revisar la experiencia judío-estadounidense en sus trabajos, fue una importante referencia de la literatura de la post Segunda Guerra Mundial con la universalidad de su mensaje. “No escribo judío, escribo estadounidense”, afirmó.

Roth, quien vivió en Nueva York y Connecticut, fue un virtuoso ensayista y crítico, así como un observador de la sociedad estadounidense. Logró mantener la sustancia de su obra en términos de calidad como de cantidad, demostradas en su ampliamente admirada trilogía política, que incluyó Pastoral Americana, así como I Married a Communist (Me casé con un comunista, 1998), y The Human Stain (La mancha humana, 2000).

Autor de más de 25 libros, Roth fue un feroz escritor satírico y un realista inflexible, confrontando a sus lectores con un estilo audaz y directo que despreciaba el falso sentimiento o la esperanza de una recompensa celestial.

Era un ateo que juró lealtad a la imaginación terrenal, ya fuese ideando funciones pornográficas para el hígado crudo o complaciendo fantasías románticas sobre Anna Frank.

Philip Milton Roth nació el 19 de marzo de 1933 en Newark, New Jersey, y sus abuelos fueron parte de la ola migratoria de judío-europeos a Estados Unidos en la primera parte del siglo XIX.