París.- El Festival de Cine de Animación de Annecy, el mayor del mundo, premió el filme francés "Le Chat du Rabbin", una adaptación vibrante y colorida de la saga de Joann Sfar protagonizada por un gato curioso, travieso y metafísico.

El filme, que fue llevado a la pantalla por Sfar, el creador de la saga, publicada en cinco volúmenes, recibió el premio Cristal de este Festival, que se celebra todos los años en esta ciudad del sudeste de Francia, conocida como "la Venecia de los Alpes".

Para el gran premio de la mayor fiesta del cine de animación del mundo concursaron nueve largometrajes, entre ellos "Chico y Rita", de los españoles Fernando Trueba y Javier Mariscal, un tributo a la música cubana y al jazz.

La propuesta estética de "El Gato del rabino", llena de sensualidad, luz, y color, es obra de Antoine Delesvaux, que da vida con trazos hermosos al felino filosófico, dotado de voz después de haberse comido la lora de su dueña.

El gato está dispuesto a todo para ser amado por su dueña, la hija del rabino, hasta hacer el bar-mitzva para convertirse al judaísmo.

Situada en Argelia de los años 30, antes de la independencia, la fábula premiada en Annecy pasa revista a creencias populares y religiosas, la cohabitación de los judíos, los cristianos y los árabes, propuestas filosóficas, todo con un tono travieso y poético.

El Premio del Público de largo metraje fue atribuido por el jurado del Festival de Annecy a "Colorful" del japonés Keiichi Hara, que cuenta la reencarnación de un espíritu en el cuerpo de un adolescente, tras una tentativa de suicidio, indicaron los organizadores.

En la categoría de cortometrajes, el premiado fue el francés Patrick Jean, por "Pixels", donde narra la invasión de Nueva York por creadores digitales.

Y el premio Jean-Luc Xiberras que recompensa una ópera prima fue atribuido a "Switez, la ciudad perdida", del polaco Kamil Polak que narra la historia de un viajero que, empujado por fuerzas misteriosas, descubra una ciudad fantasma al borde de un lago perdido.

Cientos de realizadores, productores y compradores del mundo entero se congregaron durante una semana en Annecy para esta edición del Festival, que dio el sitio de honor a Estados Unidos, iluminando en particular los contrastes entre las producciones de los grandes estudios estadounidenses y los filmes independientes, de factura artesanal e innovadora.

El próximo año quizá vendrá "Ana", el largometraje del mexicano Carlos Carrera, la mayor producción de cine de animación en América Latina, que se prevé estará terminada en el 2012.