Para Daniel Estulin la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca el 20 de enero del 2017, fue un golpe contra el sistema neoliberal que predomina en la economía global actual y que ha sido una norma desde la caída de la Unión Soviética en 1991.  

“Trump llegó a la Casa Blanca como el representante de los aislacionistas para romper con el modelo del petrodólar y crear un modelo alternativo que en este momento no existe”, dijo Estulin en entrevista telefónica para El Economista.

En su libro, La Trastienda de Trump (Penguin Random House, 2018), Estulin —un ex agente de inteligencia ruso — busca entender cómo fue que el ex magnate de negocios y estrella de la televisión de realidad logró llegar a la Casa Blanca, desechando las visiones conspiracionistas e injerencistas que se han manejado desde su triunfo.

Para Estulin, el mundo está aproximándose a una crisis económica en donde el actual sistema neoliberal, apoyado por el crecimiento económico a través del endeudamiento, ya no es funcional y este modelo se está acercando a su colapso.

Donald J. Trump ganó las elecciones del 8 de noviembre del 2016 como una respuesta a las élites políticas y mediáticas concentradas en Washington, Nueva York, Silicon Valley y Hollywood. Para Estulin, Trump englobó perfectamente los intereses de un grupo económico conservador aislacionista y encontró en su campaña de “America First” el mensaje para avanzar hacia ese rompimiento económico. 

“Trump está manejando al país [Estados Unidos] como una empresa S.A., que es lo que el país justamente necesita ahora, pero cuando Trump llegó a la presidencia no se dio cuenta que llevar una empresa y llevar una presidencia son dos cosas distintas”, dijo.

El ex espía ruso considera que su promesa de campaña de construir un muro en la frontera con México simplemente responde a que el presidente estadounidense sigue pensando como un agente de bienes raíces. Trump ve a Estados Unidos como una propiedad inmobiliaria y al igual que un agente de bienes raíces se preocuparía por la plusvalía de su inmueble y ha utilizado la misma lógica para poder llevar a cabo sus políticas. Aunque estas políticas podrían ser consideradas de extremistas, le ha servido para alimentar su mensaje pro estadounidense a costa del resto del mundo.

La victoria de Trump representó un cambio en los intereses del mundo globalizado y ha mostrado su rechazo con el sistema neoliberal que ha impulsado tratados internacionales comerciales como el CPTPP-11.

El autor considera que si Hillary Clinton hubiera ganado la elección del 2016, se hubiera acelerado la inestabilidad geopolítica hacia un posible conflicto bélico o un escenario más catastrófico como un conflicto termonuclear.

Trump, según Estulin, se ha mostrado como una oposición al modelo de Bretton Woods, la conferencia de julio de 1944 que convirtió al dólar como la moneda referente en el comercio internacional, planteó la creación de dos organismos centrales económicos que se convertirían en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), y produjo el acuerdo General de Aranceles y Comercio (conocido como GATT, por sus siglas en inglés).

Las recientes medidas arancelarias que ha impuesto Estados Unidos a sus socios comerciales como la Unión Europea, Canadá y México, representan una manera en la que Trump busca debilitar este modelo económico.  

Para el exespía ruso lo que está ocurriendo en este momento es un redibujamiento del mapa geopolítico y económico. Estados Unidos está acelerando este nuevo cambio, algo que también se ha podido ver con sus acercamientos hacia países como Rusia o Corea del Norte. Además, considera que las estructuras del aparato militar estadounidense están en contra de estos acercamientos y es una manera en la que estarían perdiendo el control político.

Una buena parte de este libro está dedicado a tratar de unir las conexiones entre la política y los poderes fácticos que controlan parte de la economía estadounidense como el complejo militar o el sistema financiero de Wall Street. Aquí Estulin nos da un recorrido de cómo la crisis económica del 2008 y los conflictos en los que ha intervenido Estados Unidos en los últimos años han ayudado a que Trump pudiera llegar a la Casa Blanca y cómo ha aprovechado a éstos acontecimientos para mantener un elevado gasto en el ejército o las regulaciones que ha buscado desactivar en el sistema bancario. 

Estulin ha ganado dos Premios Internacionales de Periodismo, y ha escrito tanto libros de ficción como otros best sellers. A momentos, su narrativa también nos lleva hasta las teorías de conspiración que podría llevar al lector hacia una madriguera de conejo y lo pueden llevar hasta sitios conspiratorios como Infowars. Pero la premisa central del libro es tratar de entender las razones por las cuales Donald Trump pudo llegar a convertirse presidente de la nación más poderosa del mundo. Estulin nos presenta una visión sin censura y con una perspectiva poco usual.

Estulin no es partidario de las políticas de Trump, pero tampoco, dice, puede suscribir a los intereses de los demócratas que apoyaron a Hillary Clinton. La Trastienda de Trump pide al lector no caer en una lectura tan simplista, y pide al lector que nos alejemos de “los buenos y malos”.

antonio.becerril@eleconomísta.mx