La vacuna contra Covid-19 desarrollada por la Universidad de Oxford en conjunto con el laboratorio AstraZeneca es un inmunológico que se compone de dos dosis y cuenta con una eficacia contra el coronavirus sintomático de 76% después de 15 días de haber recibido la segunda dosis.

Para la prevención de enfermedades graves y hospitalizaciones, demostró una eficacia del 100 por ciento. Adicionalmente, los resultados del ensayo fase 3 fueron comparables entre los grupos de edad, con una eficacia de la vacuna del 85 % en adultos de 65 años o más.

La semana pasada se inició la vacunación contra el virus SARS-CoV-2 para la población de 30 a 39 años en México, la cual se realizará con dosis de la vacuna de AstraZeneca. Algunos millennials que forman parte de este grupo han presentado síntomas luego de haber recibido la primera dosis del inoculante.

Los síntomas que de acuerdo a la Guía técnica para la aplicación de la vacuna AstraZeneca contra el virus SARS-CoV-2 del Gobierno de México se podrían presentar tras ser vacunados son: dolor en el sitio de la inyección; fatiga; dolor de cabeza; mialgia (dolor muscular); artralgia (dolor en las articulaciones) y fiebre (temperatura de 38 grados Celsius o más), que de acuerdo con el Health Service Executive, servicio nacional de salud de Irlanda, se presentan en más de 1 de cada 10 personas y las personas de 65 años o más tienen menos probabilidades de experimentarlos.

Estos síntomas, de acuerdo con la guía, se reflejaron en las personas voluntarias que participaron en el ensayo fase 3 de la vacuna en una intensidad de leve a moderada y se resolvieron dentro de las 48 horas posteriores a la vacunación.

El Health Service Executive añade otros síntomas que se podrían considerar comunes, los cuales se presentan en más de 1 de cada 100 personas, los cuales son: enrojecimiento o hinchazón donde recibió la inyección, diarrea, vómito y recuento bajo de plaquetas (que no causa ningún síntoma).

Los efectos secundarios “raros” que de acuerdo con el Health Service Executive se registran en más de 1 de cada 1000 personas que son inoculadas con AstraZeneca, son: apetito reducido; mareo; somnolencia; transpiración; glándulas linfáticas inflamadas y erupción.

Por otra parte, los efectos secundarios muy “raros” incluyen: coágulos de sangre muy inusuales y síndrome de extravasación capilar. El Health Service Executive indica que el riesgo de padecer coágulos de sangre muy inusuales es mayor en las personas más jóvenes y se presenta en 1 de cada 100,000 personas de 50 años o más y en 1 de cada 50,000 personas de 18 a 49 años.

La guía del gobierno mexicano indica que en el caso de que la persona vacunada presente dolor en el sitio de inyección, no se recomienda la aplicación de compresas húmedas (ni frías, ni tibias, ni calientes), y tampoco el consumo de analgésicos del tipo salicilatos —la aspirina es el tipo más común—, cuyos efectos secundarios podrían relacionarse erróneamente con la vacunación.

De presentar eventos supuestamente atribuibles a la vacunación o inmunización (ESAVI) no graves en los días siguientes a la vacunación, se recomienda a las personas vacunadas evitar la automedicación y solicitar atención médica en la unidad de salud más cercana a su domicilio.

En la guía se especifica que si una persona tiene alergias graves relacionadas con algún componente de la vacuna no podrá ser inoculada con esta. De ser vacunada, si la persona presenta alergia grave posterior a los 30 minutos de observación en el módulo de vacunación, se indica que esta debe solicitar o ser llevada a atención médica inmediata al hospital más cercano al sitio donde se encuentre.

Detalla que esta vacuna no está indicada para aplicarse en personas menores de 18 años, ya que estos grupos no participaron en los ensayos y por tal no se cuenta con información sobre la eficacia o efectos que podría tener en estas personas.

Además, se indica que se debe postergar la inoculación de la vacuna a personas que presenten temperatura corporal mayor a 38ºC; tengan trastornos activos de tipo hemorrágico; hayan recibido otra vacuna en los 14 días previos.

La vacuna está contraindicada en personas que hayan enfermado recientemente de Covid-19 y aún no estén recuperadas; así como personas que hayan recibido plasma convaleciente en menos de 90 días previos a la inoculación.

A su vez, también se indica que, aunque para casos de individuos que viven con inmunosupresión, la inyección no tiene una contraindicación absoluta, estas personas podrían presentar una respuesta inmune distinta a las personas inmunocompetentes.

La vacuna está basada en un vector viral de tipo adenovirus de chimpancé recombinante y no replicante, el vector viral modificado codifica la información para la producción de la glicoproteína de espícula, también conocida como proteína S, del SARS-CoV-2. La proteína S, estimula la respuesta inmunitaria de timo humoral y celular, lo que contribuye a la protección contra Covid-19.

A inicios de este año, la vacuna de AstraZeneca fue suspendida para su aplicación en adultos mayores en varios países, debido a que tras su aplicación se registraron casos de trombosis atípicas, este padecimiento se localizaba en las venas cerebrales y en menor medida, en el abdomen, indicó el 7 de abril la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Aunque la EMA ha indicado en los meses recientes que la vacuna es segura y puede usarse para todos los grupos de edad mayores de 18 años.

Eficacia de la vacuna

La Public Health England (PHE) señaló en mayo que de acuerdo con un análisis de los datos reales obtenidos en el despliegue de la vacuna, tras recibir las dos dosis de la vacuna se registró una eficacia de entre 85% y 90% contra la enfermedad sintomática.

A su vez, el mismo instituto ha indicado que un análisis ha mostrado que una sola dosis de esta vacuna reduce un 80% el riesgo de muerte por la enfermedad.

Vacunas en México

Este martes, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, indicó que de las 66 millones 904,585 dosis de vacunas que se han recibido en México, 22 millones 041,600 han sido de AstraZeneca.

Las personas inoculadas con AstraZeneca deberán recibir la segunda dosis de 8 a 12 semanas o 56 a 84 días después de aplicada la primera dosis.