Fred Rosen, ex presidente de Ticketmaster y Dan Fellman, ex presidente de distribución de películas de Warner Bros en salas de cine, han creado Red Carpet Home Cinema, una plataforma digital para que la clase social alta pueda alquilar películas de estreno y verlas en el salón de su casa mientras siguen exhibiéndose en las pantallas de cine.

Fred Rosen, ex presidente de Ticketmaster (y el responsable de convertirlo en un gigante) y Dan Fellman, ex presidente de distribución de películas de Warner Bros en salas de cine, son dos jubilados septuagenarios que la han conseguido inventar una plataforma digital para que la clase social súper alta pueda alquilar películas de estreno y verlas en el salón de su casa mientras siguen exhibiéndose en las pantallas de cine. Eso sí, para ello tienes que ser aceptado en una especie de Club Privado, cuyo requisito indispensable es poseer una tarjeta de crédito con más de 50,000 dólares. También estás obligado a comprar un reproductor de seguridad, de 15,000 dólares, con sistema antipirata e instalado por un técnico especializado.

Una vez que formas parte del "Club de los elegidos" puedes alquilar las películas de estreno por un precio que rondará entre los 1,500 y los 3,000 dólares(dependerá del éxito de los filmes) y por un máximo de 36 horas, con la posibilidad de disfrutar de dos pases. Un hiper lujo, sólo al alcance de muy pocos pero un negocio rentable, según las cuentas que han echado sus inventores.

Red Carpet Home Cinema, es el nombre que los amantes de las experiencias exclusivas y los bolsillos llenos deben memorizar ya. Según apuntan muchos, es como un Netflix para unos poquitos y la idea le llegó a Fred mientras se comía un bocadillo de jamón y queso en San Vicente Bungalows, un club privado en West Hollywood. ¿Por qué no va a haber una versión de lujo en películas como la hay en todos los productos? —se planteó mientras hablaba de cinturones de Gucci y cinturones low cost con un colega—. Los dos prestan el mismo servicio pero uno lo hace por 4 dólares y otro por 1,500. Y así, mientras los dos sagaces jubilados jugaban al golf, montaron su empresa, con sólo 3 empleados, y ubicaron su sede en 9301 Wilshire Blvd, Beverly Hills, como no podía ser de otra manera. "Trabajamos para garantizarle que la experiencia en la alfombra roja sea única y personalizada", tienen como slogan de cabecera.

En Estados Unidos hay, según datos de la Seguridad Social de 2017, 46,000 habitantes con un ingreso anual de más de 2 millones de dólares. Lo que demuestra que, para este micro-colectivo no es nada descabellado tener una plataforma de cine premium en casa. Ese es el público target para Fellman y Rosen. Ambos, aseguran, que prefieren divertirse con este innovador "juguete" más que hacerse ricos. Como explica el mismo Fellman: "Somos demasiado viejos para ejercer de disruptores en la industria. Ni siquiera estamos intentando llegar a los 10,000 clientes. Es un negocio nicho que con menos de 4,000, podríamos tener 300 millones de beneficio al año". Hay que tener además en cuenta que, de ese dinero, los Estudios cinematográficos se llevarían un pico de entre 25 y 50 millones al año, según sus proyecciones. De ahí que ya hayan cerrado acuerdos con Warner Bros., Paramount, Lionsgate, Annapurna , Disney/Fox y Fox Searchlight.

Habilidad nos les falta a esta emprendedora pareja "retirada" que ha sabido poner el ojo en esos pocos ricos —sobradamente ricos, eso sí— para que su reciente negocio resulte próspero sin enfrentarse a la industria cinematográfica de Hollywood. "Antes de los estrenos, los Estudios cinematográficos permiten ver a un limitado número de VIPS las películas en sus casas y gratis. Forma parte del llamado Circuito Bel-Air. Nosotros llegaremos a no más de 400 casas entre Nueva York y Los Ángeles o a unas 100 en las ciudades más grandes de EE.UU. Esto no es competencia. Así que les dijimos a los Estudios que fuesen ellos los que pusieran las normas y los términos. Entrar de forma brusca y dando lecciones no habría servido de nada. Así, todos contentos", explica Fellman.

Sherry Lansing, ex presidente y director ejecutivo de Paramount Pictures declaró que estaba recomendando Red carpet Home Cinema a todos sus amigos porque habían logrado hacer accesible las películas de estreno en la comodidad del hogar. Así que ya sabes: si tienes una tarjeta de crédito con no menos de 50,000 dólares esta semana ya puedes ver en tu casa las siguientes películas: Shazam, Hellboy, Rocketman, The Kid y Meet Mr. Link.