El jueves, la empresa aeroespacial Space X del multimillonario empresario Elon Musk preparaba el lanzamiento desde Cabo Cañaveral, en Florida, de un cohete Falcon 9 acondicionado para posibles misiones tripuladas, que pondrá en órbita un satélite de comunicaciones de Bangladés.

La nueva edición Block-5 del cohete Falcon 9, equipado con alrededor de 100 mejoras para una mayor potencia, seguridad y reutilización que su predecesor Block-4, tenía programado su despegue para las 20:12 GMT desde el Centro Espacial Kennedy.

El impulsor de su etapa principal, que es recuperable, está diseñado para minimizar el reacondicionamiento necesario entre vuelos, lo que permitirá usos más frecuentes a un menor costo, una clave para el modelo de negocios de la empresa aeroespacial de Musk, Space Exploration Technologies, que es el nombre formal de Space X.

La reutilización mejorada de los cohetes también es un requisito clave para los objetivos más amplios de Musk para normalizar los viajes espaciales y finalmente enviar a seres humanos a Marte.

El Block-5 es el primer cohete de la empresa con sede en California para satisfacer los estándares de la NASA para su Programa de Tripulación Comercial que transporte a astronautas de la agencia a la estación espacial internacional, que Space X busca lograr para fines de 2018.

Para el vuelo inaugural del nuevo Falcon 9, Space X lanzará a órbita al primer satélite del Gobierno de Bangladés, Bangabandhu-1.

"Block-5 está aquí. Todos estamos entusiasmados con eso", comentó Hans Koenigsmann, uno de los vicepresidentes de Space X, durante una conferencia de prensa el mes pasado.

Entre las características del Block-5 que son nuevas para la serie Falcon 9 figuran una capa resistente al calor para proteger la base del cohete, aletas de cola reutilizables para aterrizajes de retorno más limpios y un impulso casi un 10% más fuerte que el del Block-4.

Block-5 marca la versión final de los cohetes Falcon 9 antes de que Space X presente su vehículo de lanzamiento superpesado, llamado cohete Big Falcon, o BFR, que fue diseñado para enviar misiones tripuladas a Marte.