El 18 de septiembre pasado, la Asociación de Tecnología de Consumo o CTA, por sus siglas en inglés, anunció un conjunto de especificaciones que los fabricantes de televisores deberán cumplir, si desean que sus televisores de tecnología 8K consigan el logotipo “8K ULTRA HD”, indicador de que éstos han logrado todas las evaluaciones de manera exitosa en la materia y por tanto puedan considerarse como “8K”.

La Consumer Technology Association o CTA es una organización comercial de mayor reconocimiento en la industria de televisores. Está basada en Estados Unidos, representa a más de 2,000 empresas de tecnología de consumo y es también la organizadora del Consumer Electronic Show de Las Vegas (CES), el evento de tecnología más importante del mundo, por ello sus comentarios y especificaciones son tomados con seriedad por fabricantes y consumidores.

CTA anunció que las compañías podrán utilizar el logotipo de certificación “8K ULTRA HD” en 2020, una vez que sus equipos cumplan con los requisitos necesarios, como una resolución de al menos 7,680x4,320 píxeles en 16:9.

A su vez, el Comité Internacional para Metrología de Pantallas (ICDM), que se encarga de establecer los estándares de calidad para esta certificación en pantallas, estableció que los televisores 8K deben “cumplir con un mínimo del 50% de modulación de contraste usando un patrón de rejilla 1x1”.

Sin embargo, esta norma haría que televisores Q-LED 8K de Samsung no estuviesen en cumplimiento con los estándares de calidad de un televisor 8K Ultra HD debido al bajo puntaje de 12% en la modulación de contraste. En la otra cara, modelos 8K de LG Electronics estarían cumpliendo con el 90% de modulación de ese contraste, según un boletín de prensa.

La CTA también insistió en que un televisor 8K debe contar con al menos una entrada HDMI capaz de recibir video 8K60.

 

Con Información de Nicolás Lucas.