La tecnología de consumo orientada al sector salud vio un avance nunca antes visto durante el 2020, debido a la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19, de acuerdo con miembros del equipo de investigación de la Consumer Technology Association, que organiza el CES 2021, la feria de tecnologías de consumo más grande del planeta, la cual, por primera vez desde 1967, se lleva a cabo de forma completamente virtual.

Al menos en Estados Unidos, durante 2020, las consultas médicas virtuales se multiplicaron por 10 en sólo dos semanas, según el estudio “Meet the Next Normal Consumer” (Conoce al próximo consumidor normal) realizado por la consultoría de mercado McKinsey. Además, los dispositivos de monitoreo de salud conectados, como los relojes inteligentes, registraron ventas por 632 millones de dólares en 2019, un crecimiento de 73% respecto del 2019. La CTA prevé que para 2021, las ganancias por la venta de este tipo de dispositivos crezcan 34%, para alcanzar un total de 845 millones de dólares.  

“En los últimos años y más especialmente en el 2020, hemos visto que el universo de la salud digital se ha expandido de las tecnologías que atienden a diferentes estilos de vida (como los relojes inteligentes) a otros servicios como el cuidado de pacientes y también la proveeduría de tecnología para eficientar los procesos en los centros de salud”, dijo Lesley Rourbaugh, directora de Investigación de la CTA durante la presentación de las Tendencias Tecnológicas del CES 2021.

Además los dispositivos inteligentes que se utilizan como prendas de vestir van más allá de estos relojes inteligentes, según Rourbaugh, pues el lanzamiento de anillos y otro tipo de prendas que incluyen sensores también será una tendencia a partir de 2021.

A estas tecnologías orientadas sobre todo al usuario final se han sumado otras que orientadas sobre todo a proveer servicios a los centros de salud.  Robots que ayudan en el proceso de TRIAGE en la unidad de urgencias de un hospital, así como para realizar procesos de desinfección mediante rayos ultravioleta; el uso de inteligencia artificial usada en el diagnóstico de enfermedades, lo mismo que de la realidad expandida, es decir el uso de las realidades virtual y aumentada también para el tratamiento de pacientes.

“Los hospitales no sólo ven a los robots como una oportunidad para eficientar los procesos de TRIAGE sino para minimizar la carga de trabajo del personal de salud; así como la exposición de este personal a fuentes de infección”, dijo la directiva de la CTA.

Para Rick Kowalski, director de Análisis de Industria e Inteligencia de Negocio de la CTA, la demanda de tecnología durante los primeros meses del 2021 será similar a la de los últimos meses del 2020 y los dispositivos de salud inteligentes estarán entre las tecnologías que más activamente aumentarán el consumo de este tipo de productos en este año que recién comienza.