Facebook y su servicio de mensajería WhatsApp anunciaron este lunes que dejaban de responder a los pedidos del gobierno y las autoridades de Hong Kong sobre información de sus usuarios.

"Suspendemos el examen de demandas del gobierno respecto a los datos de los usuarios de Hong Kong mientras se espera una evaluación más en profundidad de la ley sobre seguridad nacional", dijo un portavoz de Facebook.

Esta decisión permitirá una "evaluación rigurosa y consultar con expertos de los derechos humanos" sobre la situación en la isla.

"Pensamos que la libertad de expresión es un derecho humano fundamental y apoyamos el derecho de las personas a expresarse sin temer por su seguridad y sin tener miedo de otras repercusiones", prosiguió el portavoz.

La red social explicó que tiene un procedimiento mundial para responder a los pedidos de los gobiernos.

El análisis de cada demanda depende de la política interna de Facebook, de las leyes locales y de las normas internacionales sobre los derechos humanos.

Por su parte, WhatsApp señaló que "la gente tiene derecho a mantener una conversación privada en línea".

La aplicación recuerda que su fórmula encriptada protege diariamente los mensajes de 2,000 millones de personas en el mundo.

"La confidencialidad nunca ha sido tan importante como ahora, y estamos determinados a suministrar servicios de mensajería privados y seguros a nuestros usuarios en Hong Kong", dijo un portavoz.

Pekín impuso a Hong Kong una ley de seguridad nacional para reprimir la subversión, la secesión, el terrorismo y la colusión con fuerzas extranjeras. Fue su repuesta a las protestas masivas del año pasado contra el poder central en la excolonia británica.