Con el paso de los años, el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) se ha vuelto un mecanismo más pulverizado, al grado de que en la actualidad las transferencias de bajo valor han tenido un crecimiento significativo en éste, indicó Lorenza Martínez Trigueros.

Ante representantes de instituciones financieras populares, la directora general de Sistemas de Pagos y Servicios Corporativos del Banco de México (Banxico) comentó que, entre el 2010 y el 2017, los pagos de bajo valor que se realizaron vía SPEI crecieron a una tasa anual promedio de 32%, mientras que la transacción promedio pasó de 3,000 a 1,950 pesos.

“El SPEI es el principal sistema de pagos que tenemos en México. Inició pensando en los pagos interbancarios para transacciones de alto monto; sin embargo, conforme se fue desarrollando, se vio el gran potencial que tenía, así como la disponibilidad de ofrecer estos servicios, no sólo a los participantes directos, sino a los clientes de las entidades financieras y poder ofrecer estas transferencias en tiempo real para todos los usuarios”, explicó Martínez Trigueros.

La funcionaria recordó que cuando comenzó a funcionar este esquema, en el 2004, el SPEI sólo era para operaciones superiores a 50,000 pesos; sin embargo, con el paso de los años, esto se modificó y en la actualidad ya no hay un monto mínimo para realizar una transacción en este esquema.

“Sólo se permitían operaciones grandes (vía SPEI) (...) ahora ya no hay mínimo de operaciones, incluso en muchos casos se utiliza el SPEI sólo para verificar una cuenta, se hacen operaciones de 1 centavo y con eso se puede verificar la cuenta receptora, así que hoy ya no hay un mínimo de operación”, acotó.

De acuerdo con el Banxico, el SPEI es un esquema desarrollado y operado por el banco central, el cual permite al público realizar pagos electrónicos en cuestión de segundos. “Este sistema permite transferir dinero electrónicamente entre cuentas de depósitos de los bancos de manera casi instantánea”.

Dentro del SPEI se procesan pagos de alto valor; es decir, transferencias de millones de pesos y liquidan obligaciones entre entidades financieras, así como de bajo importe, que son transacciones de cientos o miles de pesos realizadas por los clientes de las entidades financieras.

“Obviamente cuando hablamos de los montos, pues siguen dominando los de alto valor, pero lo importante es que cada vez se vuelve un mecanismo de pago para cualquier tipo de transacción”, detalló Martínez Trigueros.

La funcionaria informó que durante el 2017 se realizaron 1.3 millones de operaciones en promedio al día; sin embargo, había días de mayor operatividad donde se registraban hasta 7 millones de transacciones por este esquema.

“El costo promedio que ofrecen los participantes de este esquema está por debajo de 5 pesos, incluso algunos participantes ofrecen el servicio de manera gratuita y en pagos móviles, por ejemplo, el precio promedio es de menos de 1 peso”, indicó la funcionaria del Banxico.

Martínez Trigueros enfatizó que anteriormente este servicio era ofrecido sólo por los bancos; sin embargo, también con el paso del tiempo se abrió para otro tipo de entidades financieras, como las sociedades financieras populares.

“Esto antes era sólo para los bancos y hoy ya hay intermediarios financieros no bancarios; esto no es algo que se dé en todos los países, hay mucha discusión en algunos lugares sobre si se deben permitir instituciones no bancarias en este tipo de sistemas de pagos, pero en México lo hacemos desde el 2006”, explicó.

SISTEMA QUE EVOLUCIONA

Martínez Trigueros adelantó que durante este año ya se podrán hacer también pagos de créditos vía SPEI, lo que incentivará la competencia entre las instituciones financieras adheridas a este esquema.

“Estamos trabajando para abrir la posibilidad de realizar pagos de créditos (vía SPEI)”, mencionó.