Aunque desde hace poco más de una semana al Banco Ahorro Famsa le fue revocada la licencia para seguir con sus operaciones, quienes tenían contratados créditos con la institución financiera deben seguir pagándolos, de lo contrario afectaría su historial crediticio e incluso podría derivar en problemas jurídicos.

De acuerdo con información del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), que ahora funge como administrador y liquidador de ese banco, se seguirán realizando los actos administrativos y jurídicos necesarios para el cobro de todos y cada uno de los créditos otorgados.

“(El cliente) debe continuar pagando su crédito, no obstante que Banco Ahorro Famsa se encuentre en liquidación. Lo anterior no implica que se libere a los deudores de sus obligaciones de pago, ya que las establecidas en los contratos de crédito celebrados con dicha institución, se mantienen en todos sus términos y alcances legales”, señala el IPAB en su sitio web.

Ahí, detalla que los pagos de los créditos pueden hacerse en las cuentas de cheques que el mismo banco mantiene abiertas en BBVA México, pero también en las tiendas Oxxo, y en las propias sucursales de Banco Ahorro Famsa que se mantienen abiertas con limitantes. Para ello, deberá referenciarse el pago con los números de convenio respectivos.

Con base en información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a mayo pasado la cartera de crédito de Banco Ahorro Famsa ascendía a más de 27,000 millones de pesos.

En su sitio de Internet, el IPAB precisa que el crédito sigue adeudándose al banco, pues aunque se encuentra en liquidación, no implica que la sociedad se haya extinguido, ni que se libere a los deudores de sus obligaciones de pago con la institución.

“El IPAB asumió el cargo de liquidador de Banco Ahorro Famsa y como tal, directamente o a través de su apoderado, llevará a cabo el cobro de los créditos que hubiere otorgado dicha institución”, enfatiza.

Precisa que se seguirán realizando los actos administrativos y jurídicos necesarios para el cobro de todos y cada uno de los créditos otorgados, por lo cual, y a efecto de evitar costos adicionales, sugiere al cliente seguir con el pago de los mismos conforme a los términos pactados en los contratos.

De igual forma, aclara que los créditos que estaban en litigio antes de la revocación, siguen en las mismas condiciones. “Los juicios en curso para la recuperación del crédito continuarán su curso hasta la resolución que corresponda”.

Asimismo, menciona que los términos y condiciones establecidos en los contratos, permanecerán como fueron suscritos; además de que precisa que los créditos que estén vigentes en Banco Famsa no pueden pasarse a otra institución financiera.