Juriquilla, Qro. Ante el dinamismo que han tenido las instituciones de tecnología financiera (fintech), el sector de las sociedades financieras populares (sofipos) tiene el desafío de crear sinergias con las empresas tecnológicas con el fin de innovar en su mercado, que tradicionalmente ha sido excluido financieramente, y no alejarse de sus clientes, como ya ha ocurrido en otros mercados con instituciones tradicionales.

Durante la cuarta convención de la Asociación Mexicana de Sofipos (Amsofipo), María Isabel Pérez Romero, directora gerente de Autorizaciones, Regulación y Sanciones en Banco de México, declaró que las fintech pueden ser complementarias a las financieras populares a pesar de que en primera instancia ambas figuras se vean como competencia.

“Las sofipos tienen herramientas, conocimiento, experiencia que puede ser de mucha utilidad para aplicar innovaciones de tecnología financiera (...) las fintech, por su naturaleza, pueden presentar una competencia con las sofipos, entonces es importante que se busquen y vean los complementos que puedan tener”, detalló Pérez Romero al hablar sobre la ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera recién promulgada en marzo pasado.

De acuerdo con la funcionaria, por ley las fintech no pueden aprovechar la infraestructura de una entidad financiera regulada, como las sofipos, para realizar sus operaciones; sin embargo, sí puede haber sinergias entre ambas figuras, como por ejemplo, que las financieras populares participen en inversiones para proyectos que se publiquen por medio de las plataformas de fondeo colectivo (crowdfunding).

“Puede haber una ampliación del alcance y complementariedad de los servicios (de ambas figuras); la Ley Fintech permite que las sofipos puedan invertir en este tipo de entidades (fintech) y puedan beneficiarse de estas economías de escala”, detalló.

Pérez Romero añadió que para la autoridad es importante que un usuario de servicios financieros tenga clara la institución financiera que elige, por lo que el marco normativo tanto de sofipos como de fintech pone las reglas claras respecto a las sinergias que se pueden establecer entre ambas figuras.

“Es importante que el usuario sepa con qué institución está contratando y los riesgos que está asumiendo en esta contratación”, expresó.

Ser complementarias

La funcionaria del Banxico explicó que de acuerdo con la evolución del ecosistema fintech, se puede deducir que las sofipos tienen modelos muy parecidos a las plataformas de fondeo colectivo de deuda, por lo que en el futuro se vislumbra una fusión entre ambos tipos de instituciones.

“Nosotros creemos que en el tema de las sofipos, la figura más similar a ellas es la de financiamiento colectivo de deuda (...) las sofipos pueden aprovecharse de estas plataformas, pues a lo mejor un cliente inicia en la propia plataforma pero después puede irse con la sofipo y pueden complementarse, pues las sofipos ofrecen el servicio de captación de recurso (ahorro)”, comentó.

En la actualidad, se estima que existen alrededor de 300 plataformas fintech, mientras que hay 44 sofipos que atienden a casi 4 millones de clientes.

No nos dedicamos a innovar

Durante su participación, Vicente Fenoll, director general de la sofipo Kubo Financiero, indicó que el sector de las financieras populares difícilmente puede innovar debido a la mecánica de su labor, la cual se concentra en atender sectores desatendidos por la banca tradicional y en zonas con escasa infraestructura financiera.

“Lamentablemente somos empresas con una lógica de trabajo tradicional, sabemos tener sucursales y cientos de asesores de crédito, estamos pensando en el grupo de mujeres que atendemos, pero tenemos el problema de la contabilidad, de los reportes regulatorios, asaltos, fraudes (...) nos hemos convertido en empresas que por la figura legal, por nuestro estilo de trabajo, no nos dedicamos a innovar, el día a día nos come y romper eso es uno de sus grandes retos”, concluyó Fenoll.

Habría un riesgo compartido, dice autoridad

Plataformas crowdfunding serían copartícipes de proyectos

Juriquilla, Qro. Las plataformas de fondeo colectivo (crowdfunding) que sean autorizadas para operar participarían junto con los inversionistas de las mismas en los proyectos que se publiquen en sus páginas de Internet, los cuales tienen la finalidad de conseguir recursos del público en general, informó María Isabel Pérez Romero, directora gerente de Autorizaciones, Regulación y Sanciones en el Banco de México (Banxico).

De acuerdo con Pérez Romero, todavía no se define el mecanismo de esa participación. Lo que se prevé es que las plataformas inviertan sus propios recursos en dichos proyectos; otra manera sería vía las comisiones, es decir, si un proyecto no genera rendimientos, las fintech no podrían cobrar comisión alguna al respecto.

“Tiene que haber un esquema de alineación de incentivos y ellos tienen que decirnos cuál esquema eligen (...) es parte de los esquemas que se están evaluando de cómo debe participar la plataforma, no hay un porcentaje específico con el cual participarían para las inversiones, pero las plataformas deben presentar, al momento de solicitar su autorización, esquemas que permitan alinear los incentivos”, detalló Pérez Romero.

En el marco de su participación en la cuarta convención de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras Populares (Amsofipo), la funcionaria de Banxico explicó que el esquema de alineación de incentivos en este tipo de plataformas tiene la intención de que los proyectos que se presenten para invertir en ellos sean viables para los inversionistas.

“Las autoridades hemos sido muy enfáticas en que haya esta alineación de incentivos para procurar que los proyectos que se suban a las plataformas estén adecuadamente evaluados (...) Ellas tendrán que presentar diferentes esquemas de cómo van a presentar esa alineación de incentivos, si a través de comisiones o a través de la participación de los proyectos”, acotó.

Desde antes de que se presentara la iniciativa de Ley Fintech en el Congreso de la Unión, fuentes allegadas al proceso de elaboración de esta normativa indicaron que como tema de protección al inversionista de estas plataformas se propondrían estos mecanismos de alineación de incentivos.

Activos virtuales

Cuestionada sobre el proceso para regular el tema de los activos virtuales, los cuales están contemplados en la Ley Fintech, Pérez Romero reconoció que es un tema complejo; sin embargo, se continúa en el análisis al interior del Banxico para definir cuáles de estos activos podrán ser usados tanto por empresas financieras tradicionales como fintech.

“Se está haciendo un análisis en el banco central de cuáles podrían ser los activos que el banco designará como activos virtuales y cómo podría autorizarse a las entidades, en su caso, a operar con ellos. Es un tema complejo a nivel mundial y el banco está haciendo su análisis, su estudio sobre su seguridad para definir cuál va a ser su política de regulación, todavía eso es algo que se está trabajando”, detalló.

Por su parte, Luis Arias Osoyo, vicepresidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, indicó que se prevé que las disposiciones secundarias de ley se emitan antes de lo establecido, en especial las referentes al tema de interfaces de programación de aplicaciones, a través de las cuales se compartiría información entre las instituciones financieras.

“Ya se está adelantando regulación que no tenía que salir en este primer semestre; sin embargo, tenemos cambio de gobierno y queremos dejar avanzada esta regulación e incluso publicada”, detalló Osoyo.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx