Carlos Hank González, presidente del consejo de administración de Banorte, destacó que el sector financiero tiene un papel clave en el combate al cambio climático, por lo que hizo un llamado a este a emprender acciones más contundentes en la materia.

De cara a la COP26, principal reunión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre calentamiento global que tendrá lugar a fines de este mes en Glasgow, Escocia, el banquero mexicano participó en el foro virtual “Líderes Globales para la Acción Climática” de la Cámara de Comercio Internacional (ICC).

Hank González fue el único representante mexicano en el foro, organizado con el propósito de fijar las prioridades del sector privado para la acción climática de cara a las negociaciones de la COP26.

También participaron líderes de los sectores empresarial y político como los directivos de BP, IKEA, Nestlé, P&G y otras compañías. ICC desea movilizar a las empresas a lograr un objetivo común: evitar que la temperatura global se incremente 1.5 grados centígrados, así como lograr cero emisiones netas para 2050.

Trabajos deben acelerarse

“Enfrentamos un momento crucial en el combate contra el cambio climático, incluyendo la gestión de los elementos sociales y de biodiversidad de la crisis. Nuestro trabajo se debe acelerar y abordarse como una agenda multitemática y de desarrollo sustentable”, dijo Carlos Hank González.

Resaltó que el cambio climático es una grave amenaza para la humanidad, por lo que la única solución es la acción colectiva.

“El tiempo de debatir ha terminado; el combate contra el cambio climático no puede esperar”, agregó.

El presidente de Banorte consideró que el sector financiero debe aprovechar esta oportunidad y trabajar para cambiar el flujo de capital hacia actividades sustentables y positivas para la naturaleza, por medio de herramientas de investigación y datos.

Añadió que se debe alentar a las empresas a adoptar programas y metas de sustentabilidad exhaustivos, de la misma manera que priorizan la actualización tecnológica.

Comentó que la innovación es clave para la transición hacia una economía más verde, especialmente por medio de la integración y gestión de los riesgos sociales, climáticos y ambientales en el centro del negocio.

“Las instituciones financieras deben identificar y evaluar a los sectores cuyas operaciones, productos y servicios, así como sus cadenas de suministro, no estén alineados con el desarrollo sostenible”, dijo.

Añadió: “los bancos deben impulsar el financiamiento a aquellas empresas que son parte de la economía baja en carbono”.

Iniciativas de Banorte

Como ejemplos, Carlos Hank citó varias iniciativas y prioridades de Banorte, incluyendo su fondo de inversión sustentable NTEESG, así como su Sistema de Gestión de Riesgos Socioambientales, que evalúa riesgos y posibles impactos en el medio ambiente y comunidades, antes de financiar proyectos.

Banorte participa en la Net Zero Banking Alliance y en los Principios de la Banca Responsable como signatario fundador. También se ha adherido a la Taskforce on Nature-related Financial Disclosures, una iniciativa para ayudar al sector financiero y otras industrias a evaluar cuidadosamente oportunidades y riesgos relacionados con la naturaleza.

Banorte ha colocado la sustentabilidad en el corazón de sus operaciones. Es parte de nuestro ADN y nos sentimos orgullosos de contribuir a la recuperación sustentable y ayudar a otros a avanzar hacia resultados positivos para la naturaleza en el flujo financiero global”, comentó.

En el marco de la próxima COP26, cuyo objetivo es que los países avancen hacia las metas del Acuerdo de París y la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, dijo que ese encuentro debe movilizar “a los actores de la economía global para proteger nuestro planeta contra el cambio climático y priorizar a la naturaleza en el camino a la descarbonización”.

rrg