El pasado 22 de julio, el gobierno federal presentó su propuesta para reformar al sistema de pensiones en México, el cual tiene el principal propósito de elevar el monto de las pensiones de los mexicanos que cotizan en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Dicha iniciativa será presentada a la Cámara de Diputados durante el periodo de sesiones que inicia en septiembre y se espera pase y se apruebe sin ningún problema, con lo que entraría en vigor en enero del 2021 con un periodo de gracia de dos años más.

De acuerdo con los especialistas consultados, se trata de una reforma muy positiva que beneficiará a muchos mexicanos que podrían no alcanzar una pensión digna con las actuales condiciones, sin embargo, todavía hay muchos puntos por aclarar.

En entrevista para El Economista, Carlos Ramírez, expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) y actual consultor de Integralia, considera que la propuesta presentada fue una acertada decisión del gobierno que construye sobre lo que ya se ha vendido edificando durante 23 años y mejora el sistema, el cual era un tema pendiente y urgente.

“Esta propuesta lo que hace es elevar el monto de pensión del ahorro, y llevarlo de un 6.5% hasta un 14%, duplica la aportación y en ese sentido creo que hay que celebrar que por fin se esté atendiendo uno de los grandes temas pospuestos por años”, considera.

“En mi caso personal yo estuve seis años insistiendo sobre este tema, creo que el hecho de que este gobierno lo esté proponiendo es para celebrar y para felicitar a quienes están llevando a cabo. Creo a su vez que en la reforma que se propuso hay algunos aspectos que todavía no quedan del todo claros, pero digamos en general el hecho de que se esté haciendo una reforma para mejorar y fortalecer lo que ya tenemos, es algo positivo”.

Asimismo, Jorge Sánchez Tello, director de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), aseguró que la iniciativa de reforma marcará un antes y un después en temas de pensiones en México.

“Las afores cuando se crearon en 1997 fueron para ayudar en el tema de las finanzas públicas, las pensiones de beneficio definido le estaban costando muy caro al gobierno por lo que se crearon las afores, pero estas tienen una debilidad que durante muchos años los gobiernos lo fueron olvidando y es la baja aportación en la cuota que hoy en día es el 6.5% y esto tiene consecuencia en que las pensiones van a ser bajas”, señala.

Los aciertos

La reforma que será presentada tiene tres beneficios principales, explica Carlos Ramírez, el primero es que se va a elevar hasta un 15% la aportación al sistema de ahorro para el retiro, donde la carga principal la tendrán los empresarios; el segundo, es que se baja el número de semanas cotizadas que exigían para jubilarte a 750 semanas; y tercero, es que el gobierno establece que se aumentará el monto de la pensión mínima garantizada a 4,345 pesos.

“¿Por qué se está haciendo esto? Mucha gente no va a llegar a las 1,250 semanas de cotización porque nuestro mercado laboral tiene algunos problemas que hace que la gente entre y salga del sistema de manera constante, está brincando del mercado formal al informal o al independiente. Entonces mucha gente no iba a alcanzar el nivel de 1,250 y no tendría una pensión mínima por lo que con este cambio de bajarlas a 750, mucha más gente llegará a ese umbral para darle una protección mínima a los trabajadores”, explica.

Cabe señalar que en esta propuesta no se está considerando cambiar la edad mínima para jubilarse que actualmente es de 65 años y tampoco hace referencia a la pensión anticipada la cual puede ocurrir a partir de los 60 años.

“La edad no cambia, la edad actual es 60 años por cesantía, es decir si tú eres un trabajador que tiene 60 años y te quedas sin empleo y ya no tienes acceso a ningún empleo te puedes retirar anticipadamente de la edad de retiro que es 65 años”.

Por su parte, Jorge Sánchez Tello coincide en que la propuesta de reforma será en beneficio de los trabajadores que menos han podido aportar o ahorrar por diferentes circunstancias ya que les ofrece un monto mayor al jubilarse.

“Era necesario aumentar la cuota obligatoria y la propuesta de este gobierno marca que será de casi 15%, con la cual se puede lograr una pensión de entre el 55% hasta el 70% es decir una persona que se iba a retirar con 3,000 pesos, ahora lo puede hacer con entre 5,500 a 7,000 pesos, obviamente bajo muchos supuestos, como que nunca deje de trabajar y de cotizar”.

Añade que, si bien la carga fiscal será principalmente absorbida por los empresarios, no será inmediata pues tienen dos años de gracia para llevar a cabo este aumento y además será de forma gradual en ocho años, de 1.09% cada año.

“Se tiene esta falsa idea de que se aumenta demasiado los costos para las empresas, pero no, será gradual y fue avalada por los mismos empresarios, entonces desde ese punto de vista existe ese compromiso social de las empresas”, advierte.

Las interrogantes

De acuerdo Carlos Ramírez, todavía falta por conocer muchos detalles de la reforma, como el apoyo hacia los trabajadores independientes o para aquellas personas que no están aportando regularmente. Asimismo, aclara que no se tocan otras pensiones, como la del ISSSTE, o de las paraestatales.

“Aún desconocemos en donde se les va a dar la posibilidad a los independientes de entrar a un esquema de auto enrolamiento, ¿qué quiere decir esto?, a través del ahorro voluntario se pueden dar de alta en un esquema en el que se puede pedir que se le descuente una cantidad determinada y que a través de este descuento automático pueda empezar a ahorrar para su futuro, ya sea si estás en el sistema de manera voluntaria o de manera independiente, pero desconocemos esa disposición”, puntualiza.

“Y por otro lado recordemos que seis de cada 10 mexicanos no están aportado a su cuenta individual o no la tienen, o sí la tienen, pero no están aportado regularmente, entonces qué vamos a hacer con ellos, esa es una de las grandes dudas”.

Aclaró que ninguna reforma es perfecta y todavía hay mucho por trabajar, pues no se está atendiendo el principal problema de la cobertura pensionaria, pues si bien es cierto que existe la pensión universal del “Programa 68 y más” la cual ayuda a mitigar el problema, no es suficiente para tener una vida digna en la vejez.

Finalmente, agregó que se debe estar atento también a las implicaciones que tendrá esta reforma en el sector laboral pues serán los empresarios quienes absorban el mayor porcentaje del ahorro del trabajador.

“Se comentó que la gradualidad permitirá a las empresas absorber sin mayor problema el costo, pues sí y no. Yo creo que hay empresa que van a tener que planear que la carga de la seguridad social va a subir y ante esto las empresas tiene tres formas de responder: uno, absorberlo, pagar más por sus trabajadores, lo cual inevitablemente repercute en sus utilidades. Segundo, las empresas tienen la posibilidad de trasladar parte del costo laboral a través de menores salarios. Y tercero, hay empresas, como ya ocurre, que podrían intentar ante esta nueva disposición decir: ¡A no, yo voy a pagar más!, lo que voy a hacer es a través del outsourcing con los trabajadores o subcotizar a mis trabajadores”, señala.

“Entonces, reiterando que veo bien la propuesta, está bien pensada lo cual celebro, pero creo que tiene que explicarse mejor qué está viendo el gobierno en términos del mercado laboral, porque por más protección que se le haya puesto a esta iniciativa sí queda la sensación que para el mercado laboral esto puede representar un costo que va a generar incentivos a la informalidad”. concluye.

[email protected]