La iniciativa de reforma a pensiones que propone reducir las semanas de cotización de 1,250 a 750, no representará una presión para las finanzas públicas del país, aseguró Carlos Noriega, titular de la Unidad de Seguros y Pensiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“A partir de que se apruebe con 750 semanas, es probable que el primer año, el gobierno tenga que hacer frente a esta garantía, pero conforme avancen los años y el ahorro sea mayor ya no habrá necesidad, de manera que no es una oferta que esté fuera de la realidad que comprometa a las finanzas públicas”, dijo al participar en el seminario virtual sobre los 23 años del Sistema de Ahorro para el Retiro y la reforma que viene.

Indicó que tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador como el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, no hubieran impulsado una reforma que comprometiera la estabilidad de las finanzas públicas. “Se decidió no patear el balón a otro sexenio y se cuida mucho la solidez de las finanzas públicas”.

El actuario Jorge López Pérez, quien es representante de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) ante la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), expuso que, sin la reforma, en los próximos dos años alrededor de 10,000 o 20,000 personas alcanzarían a recibir una pensión.

“Ese número se debe multiplicar aproximadamente por seis u ocho del número de personas que podrían acceder a una pensión con 750 semanas de cotización (...) si todo sale bien, a partir del primero de enero del 2021, entonces, en vez de ser 10,000 personas potenciales para recibir la pensión mínima, podrían ser entre  60,000 o 80,000 personas para pensionarse”, expuso en otra videoconferencia.

Actualmente la pensión mínima garantizada es de 0.8 salarios mínimos, alrededor de 3,289 pesos. Si se aprueba la reforma, la pensión mínima garantizada se dará en función de la edad, el salario y las semanas de cotización (750) y tendrá un valor entre 0.7 y 2.2 salarios mínimos esto es cerca de 4,345 pesos.

En otro momento, Bernardo González, presidente de la Asociación Mexicana de afores (Amafore), indicó que el aumento en la pensión mínima garantizada y del mayor número de trabajadores que podrán obtener esta pensión se financiará del aumento en las aportaciones patronales.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx