Las aseguradoras que operan el ramo de seguros médicos y salud destinaron 40,000 millones de pesos a la atención de enfermedades y accidentes ocurridos durante el 2015, revelan registros de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Del monto total que pagaron las compañías, 19% fue para atender casos de neoplasias (cáncer); seguido por las enfermedades del sistema osteomuscular y del tejido conectivo (artritis) con 13%; 10% se destinó a cubrir accidentes como traumatismos, envenenamientos y otras consecuencias de causa externa y, para tratar enfermedades del sistema circulatorio, se ocupó 9 por ciento.

La falta de salud puede afectar en la productividad y en la economía de las familias. El costo de la atención médica representa una barrera para los servicios de salud y el acceso tardío al tratamiento ocasiona que se complique la enfermedad, lo que puede traer importantes consecuencias financieras para la persona o la familia si no se cuenta con un seguro médico , dijo Dolores Armenta, directora de Seguros Médicos y Salud de AMIS.

Actualmente, el sector asegurador mexicano protege la estabilidad financiera de 7.5% de la población ante la atención de una enfermedad o padecimiento severos.

Ante ello, la AMIS declaró que el seguro médico reduce las barreras financieras de acceso a los servicios de salud, atención oportuna y cobertura de servicios que, en ocasiones, no son atendidos por la seguridad social, tales como traslado de ambulancia, medicamentos, atención en el extranjero, la parte dental, rehabilitación, entre otros.

Informó que de todas las enfermedades atendidas por el sector asegurador, hay padecimientos que se convierten en catastróficos y que llegan a superar el millón de pesos; entre éstos el cáncer ocupa 37.4% de los casos, padecimientos del sistema óseo significan 8.87%, las enfermedades cardiovasculares 7.78%, la atención médica al sistema nervioso 7.69% y los accidentes 5.3 por ciento.

De acuerdo con los reportes de la asociación, hasta el momento el mayor monto pagado a un asegurado es de 90 millones de pesos, el cual fue pagado por la atención a un padecimiento en las células de la sangre y cáncer de glóbulos blancos, que le sucedió a un menor de edad.

El segundo caso más costo para el sector asegurador fue por 64.2 millones de pesos que se apagaron para atender una alteración de los componentes del cuerpo, mientras que el tercero fue por trastornos del metabolismo de los glucosaminoglicanos y se pagaron 47 millones de pesos. También se dieron 45.9millones de pesos a una persona que tiene problemas plaquetarios.

Respecto del tiempo en que una aseguradora puede durar atendendiendo los padecimientos de una persona, la AMIS explicó que no existe un límite y lo ejemplificó con los gastos de enfermedades crónico degenerativas.

En este sentido, mencionó que el caso de mayor duración es de una persona con diabetes, cuyo tratamiento ha sido de 27 años, con un monto de 1.4 millones de pesos; le sigue la atención de cisticercosis, que lleva 24 años con un costo de 2.6 millones de pesos; el tercer lugar lo ocupa un asegurado con insuficiencia renal crónica que también se ha tratado a lo largo de 24 años y que ha costado 2.1 millones de pesos.

En el 2015, el sector asegurador atendió 15 siniestros que en 12 meses gastaron más de 10 millones de pesos cada uno; contar con un seguro médico cobra relevancia si somos conscientes del desfalco económico que podemos sufrir por un padecimiento severo , expresa Dolores Armenta.

Resultados al tercer trimestre del 2016

De enero a septiembre de este año el sector asegurador colocó 49,476 millones de pesos en primas directas de accidente y enfermedades, lo que representó un incremento de 16.9% en comparación anual.

De enero a septiembre en el 2015, el sector asegurador colocó primas en el mismo rango que alcanzaron 42,325 millones de pesos, 7,151 millones de pesos menos que lo acumulado en el mismo periodo del 2016.