Diversas instituciones bancarias e incluso tiendas departamentales ofrecieron a sus clientes un programa especial para posponer el pago de su crédito bancario, como respuesta a la crisis por el Covid-19. Sin embargo, si es usted uno de los interesados en acogerse a estos beneficios hay que tomar en cuenta que es lo que realmente ofrecen y leer bien los términos y condiciones en cada caso.

En general, los apoyos consisten en que no se solicitará un monto mínimo a pagar, pero esto no quiere decir que no se le cobrarán intereses ordinarios mensuales si no liquida su deuda.

Citibanamex indica: “El beneficio se aplicará sólo sobre el pago mínimo generado en la tarjeta del cliente por mes y se generarán intereses ordinarios correspondientes al saldo de la cuenta, sin cobro de intereses moratorios”.

Banorte también aclara: “El apoyo consiste en que no tenga que realizar el pago mínimo por los meses de abril, mayo, junio y julio. Sin embargo el saldo acumulado en tu cuenta sigue generando intereses de forma normal con la misma tasa (intereses ordinarios) hasta que lo liquides en su totalidad”.

Por su parte Santander expone: “Sí se generarán intereses a tu tasa normal y éstos no formarán parte de tu saldo revolvente, es decir, no habrá capitalización de intereses. Te sugerimos realizar pagos parciales para disminuir tu deuda”.

Con lo respecta a tiendas departamentales como El Palacio de Hierro, Liverpool y Suburbia, también se sumaron al programa de diferimiento de pagos, pero también estarán cobrando intereses ordinarios.

Caso diferenciado

En el caso de las tarjetas de BBVA, sí se congelará la deuda total e intereses en esos meses. “El apoyo consiste en cuatro meses de gracia en capital sin generación de interés sobre el saldo revolvente el cual se solicitará al finalizar el programa el pago mínimo de los cargos más el saldo acumulado dentro del periodo”.

Cabe mencionar que en el caso de las tarjetas de Santander y BBVA se restringirá el uso de la tarjeta de crédito, si se inscribe al beneficio.

De tal manera que lo recomendable es que si puede continuar con el pago de sus tarjetas bancarias, lo haga de manera habitual, en caso contrario, si ya tomó la decisión de adherirse a los apoyos que ofrecen los bancos, considere abonar a su saldo en la medida de lo posible para que su deuda no siga creciendo más.

alba.servin@eleconomista.mx