El Secretario de la Secretaría de Hacienda y C rédito Público (SHCP) dio a conocer a Jaime González Aguadé como nuevo presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), donde tendrá la tarea de mantener la fortaleza del sistema financiero al mismo tiempo de extender la inclusión financiera.

El conferencia de prensa, el secretario Luis Videgaray consideró que Jaime González Aguadé tiene la preparación para el cargo, donde cuenta con una larga trayectoria en el sector financiero, en el que ha sido Director General del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi).

Es un hecho que el desarrollo económico sólo podrá consolidarse a través de un sistema financiero fortalecido que logre una sana expansión del crédito, particularmente en favor de las pequeñas y medianas empresas y de las familias mexicanas , destacó Videgaray.

En su primera intervención como presidente de la CNBV, González Aguadé comentó que los intermediarios financieros del país están obligados a contribuir de forma relevante para alcanzar los objetivos planteados en los cinco grandes ejes propuestos por Enrique Peña Nieto.

Mencionó: Se cumplirá con el Pacto por México, en el cual se planteó transformar la banca y el crédito en palanca de desarrollo, de hogares y empresas, así como adecuar el marco legal para que la banca comercial preste más y más barato .

Asimismo, explicó que en el pacto se plantea una revisión de la ejecución de garantías, respetando íntegramente los derechos de los acreditados actuales, así como una reducción en el costo de los servicios financieros.

Gabriel Pérez del Peral, académico de la Universidad Panamericana, consideró que la CNBV es un órgano regulador muy importante, el cual debe coordinarse con los organismo internacionales y al mismo tiempo atender los problemas internos del sector, por lo que la nueva administración tiene un reto importante de mantener la estabilidad .

González Aguadé recibe la CNBV como una institución que ayudó a que el sistema financiero mexicano resistiera una de las peores crisis a escala global, donde se expidieron una serie de regulaciones de corte conservador que previnieron de caer en un exceso en el otorgamiento del crédito.

Asimismo, la anterior administración dejó con su propia normatividad a cada uno de los intermediarios financieros no bancarios, los cuales tienen ya una personalidad dentro del sistema financiero.

Sin embargo, dentro de los retos que el nuevo Presidente de la CNBV deberá afrontar de forma inminente, está la planeación de las nuevas reglas de Basilea III, donde los bancos aún no terminan de aceptar que se les obligue a cotizar en la Bolsa de valores para que su deuda subordinada sea contabilizada como capital. Asimismo, las nuevas atribuciones de la CNBV para supervisar a las sofomes y centros cambiarios para prevenir el lavado de dinero implicarán un esfuerzo que consumirá más recursos y esfuerzo de parte de la CNBV, en un entorno que exige mayor supervisión en este ámbito.

[email protected]