Aunque fue una operación que no hizo mucho ruido, una de las empresas prendarias más relevantes en el país, Nacional Monte de Piedad, adquirió acciones de una sociedad financiera popular (sofipo), figura legal que tiene el objetivo de llevar servicios de ahorro y crédito a la base de la pirámide poblacional bajo la vigilancia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) indican que en septiembre del 2016 en la sofipo Sociedad de Ahorro y Crédito Popular La Paz se llevó a cabo un proceso de transmisión o venta de acciones y a partir de dicha fecha, directivos del Nacional Monte de Piedad tomaron control de esta institución financiera popular.

De acuerdo con el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (Sipres) de la Condusef, en septiembre del 2016 se modificaron los estatutos de la sofipo y, además, llegaron a ella nuevos directivos.

Prueba de ello es que Pedro Romero de Terreros Gómez Morín, actual patrono secretario de Nacional Monte de Piedad, fue inscrito en septiembre del 2016 en el Sipres como secretario del consejo de la sofipo.

Otros directivos miembros del patronato del Nacional Monte de Piedad que en septiembre del 2016 también fueron registrados como integrantes del consejo de administración de la sofipo son: José Manuel del Barrio Molina, Alicia Alejandra Lebrija Hirschfeld, Fausto García López, Alfredo Adam Adam y José Ignacio Pérez Lazur.

Asimismo, Manuel Medina Magallanes, quien en la actualidad es director ejecutivo de Administración del Nacional Monte de Piedad, fue registrado como director administrativo de la sofipo.

A pesar de esto, José Morales Carrillo, quien desde el 2013 actúa como representante legal de la sofipo y en el 2014 asumió el cargo de director general, no fue removido de sus dos cargos, de acuerdo con el Sipres.

Aunque estos movimientos se registraron en el Sipres en septiembre del 2016, hay indicios de que la operación pudo haberse concretado desde antes, pues en julio del año anterior, vía el Diario Oficial de la Federación, se informó que esta sofipo cambió su domicilio de Querétaro a la Ciudad de México.

Este medio solicitó al Nacional Monte de Piedad detalles sobre esta incursión en la sofipo; sin embargo, hasta el cierre de esta edición la institución prendaria no emitió posicionamiento alguno.

¿Adquiere un esqueleto?

Sociedad de Ahorro y Crédito La Paz es una sofipo que desde el 2007 fue autorizada para constituirse y operar; en ese entonces, su apoderado legal era Félix Sierra Álvarez.

Aunque la financiera popular lleva poco más de ocho años en operación, nunca ha rebasado el nivel de operaciones I, que es donde se ubican las sofipos con los montos en activos más bajos y pueden hacer operaciones básicas. Asimismo, datos de la Condusef arrojan que hasta la fecha sólo cuenta con una sucursal y 3,892 clientes.

En el 2010, que el año a partir del cual la CNBV presenta registros, la sofipo arrojaba activos por 6 millones de pesos, pero al cierre del 2013 esta cifra aumentó a los 16 millones de pesos. No obstante, con el tiempo este monto disminuyó, y en agosto del 2016, en concordancia con la incursión de Nacional Monte de Piedad, los activos de la sofipo aumentaron a 675 millones de pesos.

Con este crecimiento en el monto de activos, Sociedad de Ahorro y Crédito La Paz se ubicó en septiembre del 2016 como la novena sofipo medida por monto en activos más grande del sector, de 43 en operación, cuando en junio del mismo año ocupaba la posición número 39.

El Nacional Monte de Piedad es una institución prendaria con más de 242 años de operación que trabaja bajo la figura de Institución de Asistencia Privada. Su principal función es el otorgamiento de los créditos prendarios.

De acuerdo con la empresa prendaria, que según actúa sin fines de lucro, uno de cada dos préstamos prendarios realizados en el país se lleva a cabo en una de sus 323 sucursales.

En su incursión en la sofipo, la institución prendaria tiene la posibilidad de captar ahorro del público en general, pues ésa es una de las finalidades de estos vehículos financieros. Asimismo, ya cuenta con la supervisión de la CNBV y la Condusef cuando por su actividad prendaria sólo era supervisada por la Procuraduría Federal del Consumidor.

En el 2014 prendamex operó una sociedad financiera popular sin éxito

El reto, fusionar negocio prendario y servicios financieros

La incursión de Nacional Monte de Piedad en una sociedad financiera popular (sofipo) no es el primer caso de este tipo, pues hace algunos años Prendamex tuvo una experiencia similar que no tuvo éxito.

En el 2014 Prendamex operaba la sofipo Alternativas Económicas; sin embargo, se tuvo que deshacer de ella debido al inmanejable nivel de cartera vencida que presentaba, por lo que decidió vender esta financiera popular.

En la actualidad Alternativas Económicas es manejada por la reparadora de crédito Resuelve Tu Deuda, a cargo de Juan Pablo Zorrilla; el nombre comercial de la sofipo es Resuelve Tus Finanzas.

Para Roberto Alor, director general de Prendamex, la evolución natural de una institución prendaria es convertirse en una institución microfinanciera, por lo que la empresa a su cargo optó en ese entonces por adquirir una sofipo con la intención de ofrecer microcréditos; sin embargo, dicha institución se vendió posteriormente.

Al vender la sofipo, Prendamex comenzó a operar una sociedad financiera de objeto múltiple (sofom), la cual utilizó para ofrecer microcréditos sin garantía prendaria sólo a sus clientes más cumplidos, con la finalidad de que en un futuro se convirtiera en un banco de nicho.

Hemos tomado la iniciativa de ofrecer productos microfinancieros, ya no nada más de empeño. Ahorita lo estamos haciendo para clientes cumplidos; para ellos estamos ofreciendo un préstamo sin garantía prendaria , explicó el directivo en una entrevista concedida a este medio en el 2014.

Ahora la prueba para Nacional Monte de Piedad será fusionar con éxito el negocio prendario con el otorgamiento de servicios financieros a sus clientes, muchos de ellos de la base de la pirámide poblacional.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx