Más del 50% de los trabajadores que ahorran en una administradora de fondos para el retiro (afore), no podrán tener acceso a los servicios de salud que da el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), expuso Carlos Urzúa Macías, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Es probable que muchas personas no alcancen las semanas de cotización que se requieren porque van y vienen de la formalidad a la informalidad, lo que implica que muchos de ellos, más del 50% y llegando al 60%, cuando se jubilen, van a tener el ahorro de su afore, pero no van a tener acceso a los servicios de salud”.

Éste será uno de los problemas más graves que enfrente el gobierno federal en el largo plazo, reconoció el funcionario al comparecer en el pleno de la Cámara de Diputados.

De acuerdo con diversos estudios sobre pensiones, para el 2021 se cumplirían 24 años del sistema de afores que nació el primero de julio de 1997; con lo que se debería tener a las primeras generaciones de pensionados por afores.

Sin embargo, ello no será posible debido a que los trabajadores no alcanzarán las 1,250 semanas de cotización que se requieren para pensionarse, ya que gran parte de su tiempo en el campo laboral se realizó en la informalidad, donde no cotizan ni aportan para el ahorro de su retiro.

Al no alcanzar las semanas de cotización, el trabajador tendrá la posibilidad de retirar su ahorro, pero no tendrá acceso a los servicios de salud, debido a que ya no aporta recursos para mejorar los servicios de salud.

Si el trabajador quiere tener acceso a los servicios de salud, deberá seguir ahorrando hasta que cumpla las 1,250 semanas de cotización y pueda obtener una pensión que le dé beneficios a la seguridad social.

Urzúa Macías aseguró que el gasto en el sector salud no se redujo como se ha dicho, pues si bien la Secretaría de Salud tendrá un recorte de su gasto de 3.2%; existen otros ramos que ven temas de salud, por lo que, en general el sector salud tendrá un aumento del 5.4%, respecto del presupuesto aprobado en 2018.