En los últimos días han trascendido casos de fraude cometidos contra clientes de la banca, en los que el modo de operación es que los delincuentes suplantan lo números telefónicos de las instituciones financieras y llaman a los usuarios para engancharlos y hacerlos caer en la trampa.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) destacó que esta modalidad de fraude, conocida como vishing, ha cobrado particular relevancia para engañar a los clientes durante la contingencia sanitaria y el confinamiento.

Explicó que los defraudadores suplantan el número telefónico de un banco, o aplican lo que se denomina “mascarilla”, y contactan al usuario, señalándole que existen cargos no reconocidos, transferencias inusuales o fallas en el servicio de la institución.

Precisó que mediante una grabación, le dicen al usuario que para conocer los detalles, debe presionar cierta tecla, y en el caso de que lo haga, es redirigido a un supuesto call center bancario con todas las características del mismo, en el que se le explica a detalle el falso inconveniente, y se le preguntan datos personales de sus cuentas con el supuesto fin de autenticar la información.

“De forma directa, recibe la llamada en la que lo identifican con nombre completo, y el supuesto operador le informa que se están presentando operaciones, transferencias inusuales o movimientos que le solicita reconocer en su cuenta bancaria y le pide información personal de la misma con el fin autentificar”, detalló la comisión.

Una vez que el usuario ha revelado su información, es cuando los delincuentes proceden a cometer el fraude, extrayendo el dinero de las cuentas de las que se brindaron detalles.

La Condusef destacó que todo ello se realiza con las características de los esquemas de call center y la publicidad que utilizan los bancos.

Ante ello la dependencia recomendó que si un cliente recibe una llamada que aparenta ser del banco, mejor cuelgue y de inmediato verifique en su aplicación oficial de la entidad si hay movimientos extraños. “Lo más probable es que no esté pasando nada”.

En el caso de que el usuario no cuente con la aplicación del banco en su celular, también recomendó colgar y posteriormente llamar de manera directa o incluso ir a la sucursal si lo considera necesario.

Otros tipos de fraude

La Condusef también dio a conocer otros tipos de fraude que en los últimos meses han tenido un repuntes.

Mencionó el robo de identidad (para lo cual se pide a los usuarios ingresar a ligas fraudulentas), y tallado de tarjetas en los cajeros automáticos o skimming, cuyo fin es clonar la banda magnética de los plásticos.

También hizo alusión a los correos electrónicos falsos de supuestos bancos, lo mismo que mensajes de texto (SMS) o smishing.

A través del smishing, expuso, se envían mensajes SMS fraudulentos a usuarios de telefonía móvil en los que se les refiere, por ejemplo, que supuestamente su cuenta ha sido suspendida y que por seguridad deben actualizar los datos ingresando a cierta dirección de Internet.

Condusef mencionó que estos tipos de fraude han crecido 7.7% en el 2020 respecto al 2019, y en el caso de las llamadas falsas, destacan los crecimientos en clientes de Banorte, Scotiabank y Santander.