Carlos Noriega Curtis, titular de la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, declaró que el gobierno debe de ver al sector asegurador como un sector estratégico y tiene que ser parte de su estrategia de desarrollo económico y social, esto en el encuentro digital Covid19: Perspectivas del Sector Asegurador Mexicano.

Durante su intervención dijo que "si queremos tener tener un país estable, necesitamos un sector asegurador mucho más amplio y activo. La responsabilidad del gobierno es enorme. Participa entre 25 y 30% de todas las primas que se emiten anualmente en el sector", mencionó.

Noriega Curtis, hizo referencia a que la penetración del sector asegurador en México está por debajo de los niveles de países comparables en términos de ingreso.

"Y no se diga comparado con los países que tienen un desarrollo como el que nosotros quisiéramos y no sabemos cuál es la causa y el efecto", sentenció.

Recordó que el gobierno federal subsidiaba a los gobiernos estatales para adquirir seguros contra daños en el sector agropecuario y también era un monto significativo, de manera que el gobierno, como comprador, tiene una participación central en el sector.

No obstante, dejó en claro que eso es cosa del pasado porque "en esta administración se ha alcanzado un grado de entendimiento y reflexión que va más adelante y se trabaja en constituir una estrategia de riesgo públicos y privados".

Sector asegurador, "válvula de escape"

Por su parte Rodrigo Cuevas, director asociado de Instituciones Financieras y Seguros de S&P Global Ratings, declaró que el método de transferir riesgos a un tercero es un factor fundamental para dar certidumbre, planeación y crecimiento económico.

México se ha sofisticado en el uso de reaseguros y bonos catastróficos. Lo cual queda en evidencia cuando pasa una catástrofe natural y el sector asegurador no se ha visto tan impactado, dijo.

Además dijo que el sector asegurador puede ser una "válvula de escape" que ayude al gobierno a transferir recursos que destina a actividades esenciales para la economía.

En la medida en que se vayan transfiriendo los recursos al sector privado, podrían destinarse a otro sector y de la misma manera empezará a crecer la penetración del seguro, dijo.

Los "pasivos contingentes" y en particular el caso de Brasil en donde el problema de pensiones llegó a generar presión a la situación fiscal del país sudamericano. Sin embargo, en México no vislumbra un pasivo contingente similar aunque, detalló, sí existe un gasto fuerte destinado a la seguridad social.

Primer paso del sistema de afores está por concluir

En el segmento de preguntas y respuestas, Carlos Noriega Curtis, mencionó que el sistema de afores consta de dos etapas y está por culminar la primera.

"Estamos cerrando la primera etapa, que es lo que llamamos de acumulación, la primera o las primeras generaciones que se jubilen con el nuevo sistema de pensiones (Ley de 1997) están a la vuelta de la esquina, dentro de uno, dos, tres años empezaremos a ver a más trabajadores y esa etapa que le llamamos de desacumulación hace que el trabajador traslade los recursos que ahorró y que invirtió su Afore en una aseguradora", dijo.

"Realmente necesitamos reconocer a las aseguradoras como ese segundo brazo, el brazo de acumulación, ahora el brazo de desacumulación donde el trabajador además tiene menos posibilidades de modificar lo que hizo a lo largo de sus 40 años de trabajo, (...) De manera que la responsabilidad de las aseguradoras en esta materia va a ser muy importante y desde luego el volumen de recursos que deben comenzar a manejar es mucho mayor", finalizó.

En comparación con su otrora chilena, las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP) dan cierta estabilidad a la economía doméstica y generan un mercado de inversiones que en situaciones de estrés habrá menos volatilidad y los emisores de deuda se vuelven menos dependientes de extranjeros, dijo Rodrigo Cuevas.

valores@eleconomista.mx

rrg