La simulación de riesgos es básica para las empresas pues les permitirá estar preparadas para eventualidades que dejan en bancarrota un negocio.

Concepción Hernández, directora ejecutiva de Beneficios y Consultoría Actuarial de Lockton México, dijo que todas las empresas de cualquier sector tienen dentro de sus operaciones riesgos operativos, financieros y de procesos que deben ser previamente evaluados para evitarlos y planear una solución óptima y pronta.

Con base en lo anterior, destacó que hay aseguradoras que se especializan en el desarrollo de modelos integrales del negocio para que las empresas ubiquen sus áreas vulnerables y las protejan antes de que comiencen a presentar conflictos.

Por medio de estudios matemáticos y estadísticos localizamos situaciones de riesgo que se podrían replicar; es información del pasado con la que prevenimos situaciones del futuro , comentó.

Los análisis actuariales que algunas aseguradoras con líneas financieras brindan pueden incluso calcular los pasivos laborales de las compañías.

Con ellos se realizan estudios que les indican a las empresas cuáles son los pasivos que debe tener constituidos y presentes para cumplir con las obligaciones que tienen frente a sus trabajadores.

Hernández comentó que la frecuencia con la que se debe hacer este tipo de análisis depende del sector al que pertenezca la empresa. Por ejemplo, en el sector financiero se deben hacer cada tres meses.

La periodicidad necesaria de los estudios depende del plan de negocios de cada empresa. Unas podrán requerirlos una vez al año, pero hay otras que necesitarán de más de tres en un año, dijo la directora ejecutiva de Beneficios y Consultoría Actuarial de Lockton México.

Seguro del patrimonio también es importante

Además de los riesgos financieros de las empresas también están los que corre su patrimonio, para los cuales también existen seguros. Con ellos, una compañía puede blindarse desde efectos por desastres naturales, hasta por el robo de mercancía o dinero por parte de trabajadores.

Chubb Seguros recordó que estas pólizas no son solamente para las grandes compañías y también es necesario que las pequeñas y medianas empresas se aseguren.

Actualmente en México existen más de 4.5 millones de empresas, de las cuales 99.8% son pymes, lo que representa 72% de los empleos actuales y 52% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. De acuerdo con la Condusef, sólo 35% de esos negocios está asegurado.

Es importante que el empresario o futuro empresario cuente con una compañía de seguros que comprenda su negocio para que la política pueda adaptarse a sus necesidades específicas, lo que se facilita al adquirir el seguro de un solo proveedor. Un seguro puede ayudar a proteger el negocio ante distintas situaciones y eventos que puedan llevarlo a la quiebra , afirmó Jesús García, director de seguros de Pequeña y Mediana Empresa para Chubb en México.

Por ello, Chubb Seguros recomendó hacer un análisis o auditoría de gestión de riesgos inicial de las necesidades del negocio, para identificar posibles eventualidades y lo que podría costar un accidente, y así estar protegido de acuerdo con lo que realmente se requiere.

Por último, la firma recordó que las coberturas de la póliza constan de la cobertura para activos, equipos y elementos de infraestructura del negocio, la protección ante robo de mercancía o abuso de confianza de parte de los trabajadores, cobertura de bienes contra pérdidas o daños materiales, fenómenos hidrometeorológicos como inundaciones, granizo o vientos tempestuosos, entre otros.

Concepción Hernández comentó que cada vez son más empresas las que se preocupan por contratar seguros que puedan respaldarlas en situaciones de riesgos financieros y patrimoniales.

Sin embargo, añadió, es importante que cuenten con un experto que les ayude a identificar ciertas situaciones.