Fráncfort, Alemania. La estructura y funcionamiento del banco alemán DZ Bank, la segunda entidad bancaria de mayor tamaño en Alemania sólo por debajo del Deutsche Bank, es el modelo que se replicaría en México para dar atención, como banco de segundo piso, al sector de sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) del país, con el fin de superar los problemas que éste ha tenido con la banca comercial para acceder a sus servicios.

Desde hace meses, el proyecto de crear un banco cooperativo de segundo piso en México se encuentra en análisis. La propuesta, encabezada por la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex), busca que el capital de dicho banco se forme con dinero de las socaps y algunos organismos internacionales, con el fin de tener una institución de segundo piso para dar servicios bancarios a estas organizaciones, que son necesarios para su operatividad.

Esta institución que surgiría, sería muy parecida al DZ Bank, compuesto por capital de los bancos cooperativos alemanes y que fue creado para atender las necesidades de éstas, por ejemplo la gestión de liquidez de las cooperativas financieras alemanas, también conocidas como bancos cooperativos, y el desarrollo de sus actividades de comercio internacional.

Más de 90% del sector de bancos cooperativos alemanes, compuesto por 875 entidades, cuenta con capital invertido en el DZ Bank, es decir, son dueños de esta entidad, que tiene su sede en Fráncfort, uno de los centros financieros más importantes a nivel mundial, especialmente a partir del Brexit, donde varios bancos ingleses  han visto a esta ciudad con buenos ojos para mudar su operatividad.

Función de banco central

Directivos del DZ Bank explicaron a El Economista su modelo para dar atención no sólo a los bancos cooperativos, sino a otro tipo de cooperativas alemanas y a clientes privados (corporativos), por ejemplo, inversiones en diferentes partes del mundo que den un mayor retorno, en un contexto de tasas casi negativas en los países de la Unión Europea.

“Tenemos la responsabilidad de un banco central, que es garantizar la liquidez y cooperar con los bancos cooperativos en el tema de los préstamos y con productos financieros que ofrecemos para ellos. También tenemos actividades que realizamos de una manera independiente, como en el mercado de capitales, la banca corporativa, medios de pago y títulos de valores”, apuntó Uwe Froehlich, co-presidente de Estrategia y Desarrollo del DZ Bank.

Para Florian Straßberger, procurador del departamento de la junta ejecutiva de Comunicación del DZ Bank, la función de esta entidad, es necesaria para que los bancos cooperativos en Alemania, estén a un nivel competitivo en un mercado financiero moderno, como lo es el alemán.

“Sin esta oferta de un banco de segundo piso, el banco cooperativo ya no podría ser competitivo en un mercado moderno, para ofrecer productos competitivos a sus clientes”, explicó el directivo.

De acuerdo con Straßberger, el modelo de bancos centrales cooperativos en Alemania data de 1850, cuando existían varias entidades de este tipo, pero que actuaban de forma regional y que buscaban dar los servicios que ahora proporciona el DZ Bank. Desde 1903, cuando había 52 entidades, hubo fusiones de este tipo de organizaciones centrales hasta el 2016, cuando se fusionaron el WGZ Bank y el DZ Bank, con el fin de adaptarse a los cambios, provenientes de la crisis del 2008, del sector bancario alemán.

“Realmente logramos mantener esta organización financiera cooperativista a nivel europeo a la altura de nuestra”, comentó Straßberger, quien enfatizó que el DZ Bank es el único banco central cooperativo en la actualidad.

Intención en México 

 En México, la propuesta de crear un banco cooperativo que brinde atención especial a las cooperativas de ahorro y préstamo, y que actúe como entidad de nicho, tiene la intención de concentrar en un plazo de cinco años alrededor 50,000 millones de pesos en activos, por lo que lo convertiría en la entidad número 20 del sistema bancario mexicano, compuesto en la actualidad por 51 instituciones.

Según fuentes enteradas de la propuesta, se busca que esta entidad pueda ofrecer servicios a las 160  sociedades cooperativas de ahorro y préstamo autorizadas que operan en México, como fondeo, acceso al sistema de pagos, cuentas bancarias para su operatividad, entre otras cosas.

El segundo de mayor tamaño

En la actualidad, y luego de casi 170 años, las cooperativas de ahorro y crédito alemanas cuentan con una institución de respaldo, que si bien actúa en su mismo sector, no es su competencia, pues por ejemplo, el DZ Bank cuenta con productos que se comercializan por medio de las cooperativas financieras alemanas a cambio de una comisión.

Bernward Vierheilig, procurador del DZ Bank, explicó que en la actualidad el banco cuenta con 13 oficinas de representación en varios estados alemanes, cuatro sucursales internacionales y oficinas de representación en Sao Paulo, Estambul, Moscú, Mumbai, Yakarta y Beijing.

Al cierre del 2018, presentó un total de activos de 519,000 millones de euros y cuenta con altas calificaciones crediticias por parte de las agencias, lo que lo confirma como uno de los mejores bancos europeos.

Vierheilig apuntó que a pesar de la fortaleza de la institución, ésta tiene algunas preocupaciones como las bajas tasas de la Unión Europea, la digitalización de los servicios financieros y el alto costo regulatorio de la banca de Europa.

 [email protected]eleconomista.mx