Para el próximo año, la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), encabezada por Edna Vega, operaría 9,421 millones de pesos para la realización de acciones enfocadas en las personas de menos ingresos, de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2019.

Según lo previsto, de esta cantidad sólo 1,726 millones de pesos, es decir, apenas 18%, sería para el esquema de cofinanciamiento que opera dicha dependencia, en el cual, durante el gobierno anterior, se centró la mayoría de las soluciones habitacionales (conocidas como subsidios) realizadas por la Conavi; sin embargo, con lo propuesto por la Secretaría de Hacienda, dicha labor se diversificaría en otros esquemas.

Los 9,421 millones de pesos que operaría la Conavi para el siguiente año servirían para dos ejes: la conducción de la política nacional de vivienda, donde el esquema de subsidios tendría el nombre de Programa de Vivienda Social y al cual se dirigirían 1,726 millones de pesos, y el apoyo a la vivienda social.

Para el apoyo a la vivienda social, se estima una partida de 7,632 millones de pesos, la cual serviría para la operación y ejecución del programa de mejoramiento urbano, al cual se irían 2,400 millones de pesos, así como para el esquema nacional de la reconstrucción, al cual se le otorgarían 5,232 millones de pesos.

Hace algunos días, el gobierno federal, vía la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), anunció que dentro del PPEF 2019 vendrían recursos de 10,000 millones de pesos para la reconstrucción de vivienda. Con lo propuesto, la Conavi podría operar 5,232 millones de pesos y el resto estaría disperso en otros esquemas operados por la Sedatu.

Recorte a esquema tradicional de subsidios

Durante la administración de Enrique Peña Nieto, se ejercieron alrededor de 50,000 millones de pesos para realizar casi 1 millón de acciones para la vivienda bajo el esquema de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales, por el cual la Conavi otorga un subsidio que va acompañado por un financiamiento de alguna entidad ejecutora para la adquisición de vivienda nueva, usada o remodelación, entre otras modalidades.

De acuerdo con lo previsto en el PPEF 2019, este esquema se transformaría en el Programa de Vivienda Social, al cual se le destinarían 1,726 millones de pesos, es decir, una reducción de 75% respecto al último presupuesto aprobado para el de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales en el 2018,que fue de 6,837 millones de pesos.

“A través del Programa de Vivienda Social, operado por la Comisión Nacional de Vivienda, se pretende apoyar las solicitudes de la población de bajos ingresos que no tienen acceso a financiamiento suficiente y que están en rezago habitacional a nivel nacional, siendo su prioridad las zonas de reconstrucción, de mejoramiento urbano y de proyectos estratégicos, en localidades rurales y urbanas”, se puede leer en la estrategia programática del PPEF 2019.

Para la industria desarrolladora de vivienda en México, es necesario que en este rubro se consideren al menos de 12,000 millones de pesos para lograr atender a las personas que en la actualidad no pueden acceder a un financiamiento formal.

[email protected]