CaixaBank y Bankia preparan su fusión con el fin de aumentar su rentabilidad ante la crisis provocada por la pandemia de Covid-19. La unión de ambas entidades daría como resultado el mayor banco de España con activos por valor de más 650,000 millones de euros en España.

La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri ha estado en todas las quinielas para formar parte de futuras operaciones en el sector, que ve muy presionada su rentabilidad ante los bajos tipos de interés.

Solo en España, CaixaBank cuenta con activos por valor de 365,00 millones de euros, sin contar los activos de sus participaciones. Los de Bankia, donde el Estado sigue contando con una participación del 61.8% a través del Frob, alcanzan los 208,000 millones de euros.

A nivel accionarial, la Fundación La Caixa, presidida por Isidro Fainé, será el principal accionista de la futura entidad, mientras que el segundo será el Frob.

La entidad que dirige Gonzalo Gortázar cuenta con una red de 4,012 oficinas a nivel nacional y casi 35,600 empleados, mientras que Bankia cuenta con 2,267 sucursales y 16.000 trabajadores.

La fusión entre ambos grupos ya estuvo en la mesa en el pasado, y para CaixaBank sería un movimiento definitivo para consolidar su posición como líder destacado del sector en España. El banco ha confirmado en un hecho relevante enviado a la CNMV que se encuentra en negociaciones con Bankia " para analizar una fusión entre ambas entidades, sin que por el momento se haya alcanzado ningún acuerdo al respecto".

Durante la presentación de sus resultados del primer semestre, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, no descartó que el banco participara en una ronda de concentración en el sector bancario español. "Ya lo veremos. Ya hemos sido protagonistas. En el nuevo contexto tenemos que ver la situación relativa en el mercado. Y en función de eso y de que haya o no opciones tomaremos la decisión correspondiente", señaló Sevilla.

Desde las instituciones europeas también se ha llamado a acelerar el proceso de concentración en el sector. Esta misma semana, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, señaló que con la pandemia, las medidas de ajuste de costes son aún más imprescindibles. "La consolidación bancaria puede ser un instrumento útil para eso y debería llevarse a cabo de una forma relativamente rápida y urgente", afirmó.

Por su parte, el gobernador del banco de España, Pablo Hernández de Cos, defendió que que hay margen para más consolidación a nivel nacional sin riesgo de incurrir en una situación de oligopolio. "El nivel de competencia es elevado porque han surgido competidores, algunos de ellos fuera del perímetro bancario", indicó.

En lo que va de año, CaixaBank se ha dejado un 34.45% en Bolsa, por lo que su capitalización se sitúa en 10,859 millones. La caída de Bankia asciende al 38.8% y su valor bursátil se sitúa en los 3,178 millones.