El beneficio del Banco Santander, principal entidad de la zona euro por capitalización, creció 39.3% en el 2014 a 5,820 millones de euros, gracias a la mejora en todos los mercados, pero sobre todo en Brasil y Reino Unido.

A principios de enero, la entidad ya había estimado a que su beneficio neto del pasado año ascendería a 5,800 millones de euros (6,573 millones de dólares).

Los analistas preveían de media un resultado neto anual de 5,820 millones y un producto neto bancario de 29,370 millones.

En el cuarto trimestre del 2014, el beneficio neto del banco español, en proceso de transformación impulsado por Ana Botín, su nueva presidenta, aumentó 68.4%, situándose en 1,460 millones de euros.

La entidad anunció también un ligero recorte en los resultados del 2013 al aplicar una nueva regla contable.

En el conjunto del año, "crece el beneficio en los diez mercados principales por primera vez desde el inicio de la crisis", entre ellos Gran Bretaña, España, Brasil y México, señaló el Santander en un comunicado este martes.

Brasil y Reino Unido, principales contribuyentes

Europa aportó 52% del beneficio neto del grupo, mientras que Latinoamérica contribuyó con 38%, donde Brasil aportó 19% y México 8 por ciento. Estados Unidos contribuyó con 10% del total.

En Latinoamérica, Brasil obtuvo un beneficio atribuido de 1,558 millones de euros, lo que supuso un aumento del 8% respecto al pasado año, siendo junto con el Reino Unido, el país que más aporta al beneficio total del grupo en el 2014.

México registró un beneficio de 660 millones de euros, 3% menos que el año anterior "por la mayor presión fiscal", según la entidad española, que en Chile obtuvo un beneficio de 509 millones de euro, 35% más que en los anteriores doce meses, y en Argentina ganó 298 millones de euros (+33 por ciento).

En Europa, el beneficio del Santander aumentó 30% en el Reino Unido hasta los 1,576 millones de euros y 141% en España hasta los 1,121 millones de euros.

La diversificación geográfica permitió al Banco Santander capear sin demasiados daños el estallido de la burbuja inmobiliaria en España en 2008 y la crisis subsiguiente.

Nueva estrategia de crecimiento

Ana Botín, que sucedió a su padre Emilio, fallecido en septiembre pasado, ha decidido poner en marcha una nueva estrategia de crecimiento.

"En 2015 y en adelante, vamos a priorizar el crecimiento orgánico", afirmó Botín, citada en el comunicado.

Una de las primeras decisiones de la nueva presidenta, tras reordenar la dirección, fue poner en marcha una ampliación de capital de 7,500 millones de euros para reforzar la solvencia del banco y financiar su crecimiento interno, más que buscar un crecimiento por medio de adquisiciones.

Los analistas mostraron en varias ocasiones su preocupación por el nivel de solvencia del grupo, menor que el de sus principales competidores. Su ratio de fondos propios duros (CET 1 fully-loaded), que mide su capacidad de hacer frente a imprevistos, se elevaba a finales de diciembre al 9.7 por ciento. Debería situarse entre 10 y 11% en el 2017.

La entidad también ha reducido sus costes en casi 1% y "14% las dotaciones para insolvencias", según el comunicado.

El producto neto bancario, indicador del valor agregado generado por el banco, aumentó el pasado año 4% hasta los 29,550 millones, según un comunicado de la entidad.

Al igual que otros bancos españoles, su tasa de mora ha ido cayendo en los últimos cuatro trimestres hasta 5.19% a finales de diciembre, frente al 5.6% del 2013. Una cifra muy inferior a la media del sector que fue de 12.75% en noviembre, según el Banco de España.

abr