Los bancos de economías emergentes de América Latina fueron los únicos que encontraron un mercado abierto para el financiamiento interbancario en el segundo trimestre del año que corre, coincidieron financieros globales.

Al interior de la cuarta Encuesta trimestral sobre las condiciones financieras para la banca en mercados emergentes, los banqueros consultados por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF) destacaron que las condiciones de fondeo en América Latina continuaron creciendo suavemente en el segundo trimestre .

No obstante, 42% de los banqueros consultados en América Latina evidenció que el costo del fondeo y las condiciones para el financiamiento sí se han elevado, incluso en esta región. Una proporción que contrasta con 23% que tenía esta misma percepción en la encuesta del primer trimestre del año.

De acuerdo con los resultados, la percepción de un mayor deterioro en las condiciones de fondeo para los bancos de economías emergentes es mayor que el observado en las encuestas previas.

Con ello, evidenciaron los conductores de la encuesta, hay bajas probabilidades de que la banca funcione como contrapeso al debilitamiento de la actividad económica de países desarrollados.

EL FLUJO

Los financieros consultados en la región fijaron en la robusta demanda del financiamiento internacional al comercio uno de los motores de estas condiciones de fondeo.

Las respuestas del sondeo confirmaron también el endurecimiento de las condiciones de financiamiento para los bancos de economías emergentes de otras latitudes. Sobre todo, las localizadas en Europa emergente.

En el apartado sobre la demanda de financiamiento, encontraron una recuperación en este trimestre dirigida por los segmentos del comercio y consumo.

En América Latina, la demanda de crédito se mantuvo saludable en todos los segmentos del financiamiento .

En las demás latitudes, en contraste, la demanda de créditos hipotecarios residenciales y para comercio tuvo un crecimiento lento respecto del observado en el cierre del último trimestre del año y principios del primero del 2012.

Los resultados están basados en las respuestas de 132 bancos localizados en economías emergentes, de los que 57 están en África; 27, en América Latina; 22, en Europa Emergente, y 22, en Asia Emergente.

ymorales@eleconomista.com.mx