La banca en el país está bien preparada para enfrentar el posible deterioro de cartera que vendría como consecuencia de la crisis derivada de la pandemia de Covid-19, aseguró Carlos Serrano, economista jefe de BBVA México.

En la presentación del informe “Situación Banca”, explicó que hasta ahora la mora se ha mantenido baja (en alrededor de 2.1%), pero esto es consecuencia de los criterios contables especiales que anunció la Comisión Nacional Bancaria y de Valores al inicio de la pandemia y que tuvieron como fin aplazar el pago de los créditos.

“Eso es lo que ha mantenido los niveles de cartera vencida relativamente bajos, pero lo que es de esperar es que ahora que están concluyendo estos criterios contables especiales, la cartera vencida empiece a subir”, dijo.

En videoconferencia subrayó, sin embargo, que la banca mexicana se encuentra en una posición de muy alta solvencia y liquidez.

“Hemos hecho pruebas de estrés, viendo cómo podía resistir no solamente si tuviera la cartera vencida que pensamos que habrá con una contracción de 9 o 10% de la economía, sino incluso con carteras vencidas mayores (...) Y aún en esa circunstancia, la banca mexicana sale prácticamente con sus excedentes de capital inalterados”, señaló. Aclaró que ello no quiere decir que alguna institución pudiera enfrentar problemas, pero insistió en que, en general, la banca está bien preparada.

Efecto más fuerte, en el 2021

Para Mariana Torán, economista principal de BBVA México, el efecto más fuerte en el incremento de la morosidad en la banca, se espera para el 2021.

Explicó que 40% de los créditos que se acogieron al programa de aplazamiento de pagos, empezaron con la reactivación de éstos en octubre, y otro 40% se espera en noviembre. En este sentido, comentó que desde marzo los bancos han anticipado un posible deterioro, y empezaron a hacer provisiones para afrontar las posibles pérdidas.

Iván Martínez, economista senior del banco, agregó que conforme vayan “despertando las carteras”, podría verse una mayor necesidad de provisiones, sobre todo en los portafolios de empresas de los sectores más afectados por la pandemia, así como en vivienda y consumo.

Crédito ha perdido dinamismo por menor demanda

Carlos Serrano destacó, por otra parte, que el crédito de la banca al sector privado se desaceleró en los últimos meses por una menor demanda debido a la crisis.

No obstante, resaltó también que el financiamiento al sector público se ha acelerado de forma significativa. Y dada la incertidumbre que se padece aún, BBVA México no espera una recuperación del crédito en el corto plazo.

Sin embargo, el economista jefe del banco, aseguró que la banca está lista para prestar cuando haya demanda, lo que se logrará si se acelera el crecimiento económico.

Exposición a Pemex

Por otra parte, Serrano aseguró que a la banca no le preocupa la exposición que tiene el sector a Petróleos Mexicanos (Pemex) porque, dijo, ha quedado muy claro que el gobierno federal está detrás de la empresa y ha hecho lo necesario para que pueda seguir cumpliendo con sus obligaciones.

No obstante, consideró que lo que sí preocupa sigue siendo la situación financiera de Pemex y que ésta pueda afectar la calificación soberana. “Hemos venido insistiendo hace tiempo, será muy deseable que Pemex haga cambios a su modelo de negocio para reducir este deterioro financiero.

eduardo.juarez@eleconomista.mx