Por los efectos en la economía mundial que dejará el Covid-19, BBVA México estima que en el 2020 haya una caída en las remesas que envían los connacionales, principalmente de Estados Unidos, de 17%, para quedar en los 29,900 millones de dólares, contra los 36,000 millones registrados en el 2019.

Pero no sólo eso, sino que la entidad prevé que, dado que los efectos de la crisis serán igual o más profundos que la crisis del 2008-2009, la recuperación de los niveles por envío de remesas al país, se dé en un plazo que puede ir de los 4 hasta los 10 años, dependiendo de qué tan profunda sea la afectación económica mundial, en especial en Estados Unidos.

En un documento especial, el banco detalla que, derivado de la crisis que ya se padece en Estados Unidos, el número de desempleados aumentará en forma muy significativa y se verán niveles similares a los observados durante la recesión financiera del 2008-2009.

En este sentido, considera que la población mexicana que reside en Estados Unidos, sin duda, se verá afectada y también el envió de remesas que hacen a sus familiares y conocidos en México.

"El escenario actual perfila que se tendrán efectos económicos mayores que los observados en la pasada recesión financiera mundial. Así, se presenta un escenario donde las remesas presenten afectaciones similares o superiores a los de la última recesión", señala.

En aquella ocasión, argumenta, fue hasta 2016, 10 años después de iniciada la caída, que las remesas a México lograron superar el monto récord que se tenía en el 2007 de 26,059 millones de dólares.

En este sentido, explica que considerando un escenario en el que el impacto económico en Estados Unidos de la crisis por Covid-19 fuera superior a los efectos de la recesión financiera del 2008-2009, las remesas podrían registrar una caída acumulada de más de 21% en el 2020 y el 2021; con una contracción de 17% sólo en el 2020, ubicándose el monto a finales de este año en 29,900 millones.

"El flujo de remesas le podría tomar más de 10 años alcanzar el monto observado en el 2019, es decir, probablemente hasta el 2028 se recupere un flujo superior a los 36,000 millones de dólares".

Recuperación podría ser antes

BBVA México precisa que, con la información actual, es difícil hacer un análisis preciso para conocer cuánto tiempo les tomaría a las remesas recuperar un flujo cercano al recibido en el 2019, pues hay muchos factores que podrían acelerar la recuperación en menos años.

Por ejemplo, puntualizó, en otro escenario donde el sector de la construcción en Estados Unidos pudiera tener menores afectaciones que el de servicios; además de una menor proporción de migrantes mexicanos no documentados en Estados Unidos; y un mayor dinamismo de las remesas, se estima que éstas podrían superar para el 2024 el monto récord del 2019.

Y un escenario más contempla que, además de lo anterior, y aunque los efectos de la crisis por Covid-19 sean más agudos, la recuperación económica pueda ser mucho más acelerada, y por lo tanto las remesa podrían recuperar su máximo histórico para finales del 2023.

En su documento BBVA apunta que Michoacán, Oaxaca y Zacatecas serían las entidades más afectadas por una disminución de las remesas, pues estas equivalente a 10% de su PIB estatal.