A 10 años del tsunami que destruyó gran parte de Indonesia, y que generó pérdidas económicas por más de 13,000 millones de dólares, la industria aseguradora a nivel mundial ha presentado mayor madurez en cuanto a la administración de riesgos y manejo de capital, aseguró Agustín Polanco, director general de Seguros Banamex.

Este tipo de catástrofes afectaban mucho al sector asegurador a nivel mundial; incluso, algunas reaseguradoras llegaban a quebrar, pero a partir de este tsunami se aumentó la regulación de las reaseguradoras y por lo tanto su nivel de capital .

Uno de los mayores impactos que ocasionaban este tipo de fenómenos naturales es el aumento en las pólizas de reaseguros, lo cual afectaba también a las aseguradoras, ya que tenían que pagar más caro las coberturas de los reaseguros, informó.

Sin embargo, destacó que la industria ha constituido métodos más modernos en estimación de capital y administración de riesgos, generando un mayor fortalecimiento en sus reservas.

Gracias a estos modelos estadísticos y financieros, existe una mejor capacidad de reaseguro en el mundo, ya que se han absorbido catástrofes de mejor manera como el tsunami en Japón (2011); el terremoto en Chile (2010), y el huracán Sandy (2012), por mencionar algunos .

En el caso de México, Eduardo Recinos, directivo de Fitch Ratings, refiere que las aseguradoras mexicanas están protegidas con muy buenos contratos de reaseguro, el problema sólo radica en que la mayoría de las personas no cuentan con un seguro catastrófico.

Las pérdidas máximas en eventos catastróficos son menos de 3% del patrimonio total de la industria. Además, debido al marco regulatorio riguroso, las compañías de seguros en México han acumulado un monto considerable de reservas catastróficas para desastres naturales que, a la fecha, asciende a cerca de 2,300 millones; es decir, 41% del patrimonio de la industria .

El directivo de Banamex explicó que las aseguradoras sólo absorben un cierto nivel de riesgo y la mayoría se lo transfieren a las reaseguradoras.

Un terremoto o huracán en México se dispersa por todo el mundo al haber tanto capital y fuertes regulaciones. El mayor costo siempre lo absorben las reaseguradoras .

Con la nueva Ley de Seguros y Fianzas, descartó que hubiera un impacto sobre el manejo de capital de las reaseguradoras, pues la mayoría son internacionales y se rigen por principios de solvencia.