Este sábado se cumple con el plazo constitucional para la implementación de la reforma penal del 2008, la cual dará entrada a un nuevo sistema de impartición de justicia. Durante estos ocho años, las autoridades competentes realizaron acciones y esfuerzos para tener un sistema que cumpla con los objetivos; sin embargo, el Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC) advierte brechas en las áreas relativas a una persecución eficiente del delito y el respeto de los derechos humanos.

El CIDAC expone que tres de las principales áreas en donde persiste la brecha entre la expectativa de la reforma penal del 2008 y la realidad actual de las instituciones de justicia son la investigación científica de los delitos; el uso de medidas cautelares distintas a la prisión preventiva y las audiencias orales.

Alejandro Rosario, Carlos de la Rosa, Ximena López, Mireya Moreno y Rafael Vega, de este centro de análisis político, advierten que estos rubros en particular deben ser atendidos para garantizar una operación adecuada del sistema acusatorio; de lo contrario no sólo seremos testigos de investigaciones desaseadas e improvisadas y sistemas carcelarios sobrepoblados, sino que seguiremos manteniendo un sistema de justicia que hace todo menos proveer justicia .

A partir de la reforma constitucional, el objetivo ideal es que la investigación científica sea capaz de esclarecer los hechos, además de que permita identificar y sancionar al responsable del delito; sin embargo, la realidad para estos analistas es distinta. En la mayoría de los asuntos, los ministerios públicos no se limitan a coordinar la pesquisa sino que la llevan a cabo.

De acuerdo con la reforma constitucional del 2008, la prisión preventiva deberá ser utilizada como un último recurso. En el reporte Operadores, ¿Cómo vamos? de esta institución, se advierte evidencia con relación a que los agentes del ministerio público no proporcionaban al juez los elementos suficientes para que éste pudiera determinar la medida cautelar apropiada.

El rubro más publicitado de la reforma ha sido el de los juicios orales ; el CIDAC refiere que con base en investigaciones propias en las audiencias, actualmente, se da mucho la lectura de las carpetas de investigación; la exposición de los argumentos no es clara y además, muchas veces los operadores no distinguen los actos procedimentales en los que se encuentran.

En este contexto, advierte el equipo, la tarea de invertir en el fortalecimiento del sistema de justicia penal no puede concluir el 18 de junio. Por ejemplo, el 14 del mes en curso, se aprobaron una serie de leyes fundamentales para la adecuada operación del sistema acusatorio, como la Ley Nacional de Ejecución Penal, la Ley de Justicia para Adolescentes, la Ley de Delincuencia Organizada, que habían estado pendientes desde hace años.

El rezago acumulado hasta ahora significa que el país tardará 11 años en implementar de manera eficaz y adecuada el sistema de justicia penal acusatorio, prevé este think tank.

La responsabilidad compartida entre instituciones federales y locales es continuar con los esfuerzos que garanticen su consolidación ; el mayor riesgo (...) es que se dé carpetazo al tema cuando aún estamos lejos de alcanzar todos los objetivos , concluye el CIDAC.

Alejandro Martí

Exige criterio homologado de jueces

Ante la entrada en vigor este viernes del Nuevo Sistema de Justicia Penal, el presidente de la organización México SOS, Alejandro Martí, demandó a los jueces no interpretar de manera sesgada ni diferenciada los criterios de ese nuevo modelo, pues, de lo contrario, anticipó liberación indiscriminada de delincuentes.

Martí pidió que haya un criterio homologado en todos los estados por parte de jueces y magistrados, para que las víctimas de delitos tengan los mismos derechos que los victimarios, porque a veces aplican la ley y el debido proceso como se les antoja .

Añadió que cuando se incurre en una falta en el debido proceso, y (jueces y magistrados) ignoran las pruebas subyacentes, afectan a las víctimas . Por ello, Alejandro Martí pidió a las víctimas de delitos que hagan suyo el nuevo modelo de justicia penal. (Jorge Monroy)

ana.langner@eleconomista.mx