En la aplicación de la campaña permanente contra el narcotráfico, los soldados son los que más han sufrido los embates del crimen, al significar 43% de las muertes, es decir, 242 eran integrantes de la tropa.

Desde el 1 de diciembre del 2006 y hasta el 1 de enero del 2020, 562 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) cayeron durante la campaña permanente contra el narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, según cifras de la propia dependencia.

A las muertes de soldados les siguen las bajas de cabos, con 144 víctimas; en el caso de los sargentos 2/o se registraron 66 fallecimientos, 48 bajas de tenientes, 18 de capitán 2/o, 17 de subtenientes y 10 de sargento 1/o.

Asimismo, también han muerto seis tenientes coronel, cuatro coroneles, tres capitanes 1/o, tres mayores y un cadete.

Por otro lado, Tamaulipas se mantiene como la entidad más letal para los elementos del Ejército con 139 muertes desde diciembre del 2006; le sigue Sinaloa (70), Michoacán (61), Guerrero (59) y Nuevo León, con 34 bajas.

Asimismo, Aguascalientes registró dos muertes; Baja California, siete; Campeche, una; Chiapas, dos; Durango, 21; Edomex, una; Guanajuato, una; Jalisco, 25;Chihuahua, 29;Coahuila, 13; Colima, dos; Morelos, una; Nayarit, seis; Oaxaca, nueve; Puebla, siete; San Luis Potosí, nueve; Sonora, 25; Baja California Sur, dos; Tabasco, una; Veracruz, 18, y Zacatecas, 17.

A pesar de que la tendencia en el número de bajas de elementos se redujo del 2017 al 2018, cuando pasó de 39 muertos en el primer año a sólo 12 en el segundo, en el 2019 la cifra tuvo un repunte al registrarse siete casos más en comparación con el año anterior, es decir, 19 bajas.

Por otro lado, por años, el 2010 se mantiene como el periodo más mortal para los militares con 89 fallecidos. Le sigue el 2012 con 73; y el 2011 con 62 bajas.

Las causas de muertes de integrantes de las Fuerzas Armadas son diversas y van desde agresión con arma de fuego, por algún accidente, ya sea automovilístico o aéreo, hasta la ejecución o incluso ahogamiento.

Elementos policiacos

Las reformas a la Constitución en materia de justicia penal, creadas hace más de una década, otorgaron a la policía un nuevo papel en la función de la seguridad pública. pese a su relevancia para controlar y reducir los problemas en este ámbito, las debilidades institucionales son amplias, entre ellas, la falta de financiamiento que se traduce en salarios bajos, condiciones laborales inadecuadas, estado de fuerza insuficiente y falta de formación, además de las agresiones de las que son víctimas.

En lo que va del 2020, la cifra de policías asesinados se coloca ya en los 40 elementos, es decir, 1.5 casos al día, una tendencia similar a la del año pasado, según un conteo de Causa en Común.

Mientras en todo el 2018 se registraron 421 policías asesinados, para el 2019 la cifra se elevó a 5.9%, al cerrar con 446. De los 28 estados que registraron algún caso de elementos policiacos asesinados en el 2019, Guanajuato se posicionó como la entidad más letal con 73, nueve más que en el 2018 cuando se registró un total de 64 de estos asesinatos.

A Guanajuato le siguió Michoacán el año pasado con 41 casos. en esta entidad en el 2019 se registró uno de los ataques más mortíferos cuando una emboscada, por parte de un grupo armado en el municipio de Aguililla, dejó 13 policías muertos. En el 2018 en este estado sólo se registraron 16 bajas.

Por otro lado, Chihuahua contabilizó 32 muertes en el 2019; Jalisco sumó 29, y Guerrero concluyó el año con 26 casos.

Asimismo, desde el 1 de enero de este año y hasta este domingo, 15 estados del país ya registraban al menos una muerte policiaca.

Encabeza la lista el Estado de México y Tamaulipas con seis asesinatos, Guanajuato con cinco, Ciudad de México con cuatro, San Luis Potosí y Veracruz con tres, respectivamente; Chihuahua con dos, al igual que Zacatecas, Guerrero y Michoacán. Tabasco, Puebla, Oaxaca, Morelos y Baja California contabilizaban una muerte.

World Justice Project

Por su parte, al generar el micrositio interactivo: Informar para transformar: indicadores sobre la función policial en México, la organización World Justice Project advirtió que existen deficiencias en aspectos clave para la función policial y respecto de ella, como la formación, equipamiento, condiciones y prestaciones laborales, efectividad, eficiencia y legitimidad.

Al realizar una revisión teórica y de retroalimentación proporcionada por funcionarios y funcionarias de seguridad pública y académicos del país, World Justice Project descubrió, entre otras cosas, que a nivel nacional una cifra considerable de policías no cuenta con uniforme completo, ya que sólo 51% de los elementos contaba con una camisa; 79% con pantalón, 73% con botas, 80% con chamarra, 64% con equipo para procesar escenas y 84% con equipo de protección como chalecos balísticos.

Mientras que las condiciones laborales para desempeñar su función policial también mostraban deficiencias. A nivel nacional, 86% tenía seguro social, 87% seguro de vida y sólo 45% contaba con apoyo de servicios psicológicos.

[email protected]