La Procuraduría General de la República (PGR) se comprometió con los padres de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa a implementar un procedimiento administrativo por parte de la Secretaría de la Función Pública contra el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) Tomás Zerón de Lucio y una investigación ministerial contra el actual titular de la AIC, Omar García Harfuch, por haberse encontrado su número telefónico en una agenda de Sidronio Casarrubias, líder de Guerreros Unidos.

Después de mantener por tres horas una reunión con los representantes legales y familiares de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, al salir de la primer reunión con el procurador Raúl Cervantes y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, Vidulfo Rosales y algunos padres de los jóvenes se dijeron decepcionados con el anuncio, ya que, indicaron, a Tomás Zerón sólo se le fincará una investigación que concluirá en una sanción administrativa y no penal.

Posteriormente la subprocuradora de Derechos Humanos de la PGR, Irene Herrería, y el Fiscal del caso Iguala, Alfredo Higuera Bernal, reiteraron que se investiga a Tomás Zerón de Lucio, hoy asesor de seguridad del gobierno federal, y a García Harfuch, además de cinco personas más.

rtorres@eleconomista.com.mx